Menú Buscar
Imagen de la serie 'Years and years', de HBO

El apocalipsis es inminente

La serie 'Years and years' aborda todos los problemas del presente e insinúa que, gracias a la estupidez humana, pronto se incrementarán

03.08.2019 00:00 h.
3 min

No es lo mismo una distopía ambientada en un futuro lejano que una que transcurre en el futuro más inmediato donde, por regla general, todo lo que va mal ahora va mucho peor y el caos acaba imponiéndose. Personalmente, prefiero las reflexiones sobre los años que están al caer, y sirvan como ejemplo las novelas del gran J.G. Ballard. La serie de HBO Years and years va en esa línea, mezclando el tremendismo en el que todos podemos incurrir ante el presente que vivimos y la comedia de costumbres, una mezcla difícil, pero que el creador de la serie, Russell T. Davies ha logrado de una manera ejemplar.

Los protagonistas son los cuatro hermanos Lyons -un funcionario gay, un asesor de inversiones, una trabajadora precaria y algo promiscua con espina bífida y una defensora universal de causas perdidas que ha recorrido el mundo protestando contra el lamentable estado de las cosas-, cuya madre murió de cáncer y cuyo padre los abandonó para irse con otra mujer. En tales circunstancias, la cabeza de familia es la abuela, en cuya casa de Manchester acaban todos cuando empiezan a pintar bastos.

El espectador acompaña a los Lyons entre 2019 y 2034, asistiendo al mismo tiempo al desastre en que se va convirtiendo el planeta: Gran Bretaña se sale de Europa, Grecia abandona el euro, Trump desbarra aún más en su segundo mandato, en España manda una extrema izquierda que se comporta como la extrema derecha, los bancos se hunden, el clima se vuelve definitivamente loco y causa unas catástrofes impresionantes…Y, mientras tanto, una política inglesa demagógica, siniestra y corrupta que recuerda a la señora Thatcher, pero mucho peor -magnífica Emma Thompson- va ganando elecciones a base de soltar burradas políticamente incorrectas: cuando le preguntan en televisión lo que piensa del conflicto entre Israel y Palestina, su respuesta es I don´t give a fuck (Me importa una mierda), frase que se convierte en su eslogan favorito de campaña.

Aunque marcada por un retorcido y eficaz sentido del humor, Years and years aborda todos los problemas del presente e insinúa que, gracias a la estupidez humana, pronto se incrementarán de manera preocupante. Lo hace sin moralina, con la actitud fatalista de quien se da cuenta de que vamos mal, pero aún podemos llegar a ir peor si seguimos en las mismas. Estamos ante una serie excelente, de las que hacen pensar esquivando los sermones y sustituyéndolos por esa actitud flippant tan británica, tan brillante y tan lúcida. Partiendo de la Gran Bretaña de ahora mismo, Russell T. Davies ha logrado una imagen del futuro inmediato que resulta de una verosimilitud desoladora.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información