Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un florista transporta varias decenas de rosas este jueves en Mercabarna-Flor donde trabajan a buen ritmo para la "diada" de Sant Jordi de este próximo sábado / EFE

Sant Jordi volverá a la normalidad con cifras de ventas similares a las de 2019

Los gremios prevén una festividad multitudinaria tras las restricciones de la pandemia de los últimos dos años

3 min

Sant Jordi volverá a la normalidad después de dos años marcados por las restricciones de la pandemia. Los gremios de Libreros, Floristas y Panaderos esperan que la festividad del próximo sábado sea multitudinaria con cifras de ventas similares a las de 2019. El Ayuntamiento de Barcelona ha concedido 3.400 autorizaciones para la venta de rosas y otras 300 para casetas de libros.

El director general de Comercio de la Generalitat, Jordi Torrades, ha señalado que las perspectivas “son positivas” y que comparte la esperanza de volver a las cifras de ventas previas a la pandemia

Seis millones de rosas

El presidente del Gremio de Floristas de Cataluña, Joan Guillén, ha asegurado que este año se prevé “unas ventas de alrededor de seis millones de rosas” en Cataluña.

Guillén ha hecho hincapié en la necesidad de “plantear una eficaz ordenación en cuanto a la ubicación de paradas en la vía pública” y ha recomendado que la compra de rosas se lleve a cabo en espacios autorizados

Más paradas y más autores

Por otro lado, el presidente del Gremio de Libreros de Cataluña, Marià Marín, espera que la jornada “sea tan participativa como antes de la pandemia” y ha asegurado que este año habrá “más oferta, más paradas y más autores”.

Además, Marín ha explicado que gracias a la pandemia “el nivel de lectura ha crecido” y que esperan un Sant Jordi “más literario”.

Pan tradicional

El gremio de Panaderos ha señalado que la venta del pan de Sant Jordi también volverá a la normalidad, inspirado en los colores de la bandera catalana y hecho de forma artesanal.

El presidente del gremio, Jaume Bertran, ha asegurado que esta especialidad, que nació hace más de 30 años, se ha convertido en un “elemento imprescindible a consumir durante la fiesta de Sant Jordi”.