Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Historia de España en el cine: Robert De Niro en la película de 'La Misión' ALETEIA

América en el Siglo de las Luces

El cambio de realidad del Nuevo Mundo en el XVIII apenas se refleja en el cine, más centrado en las misiones jesuíticas

12 min

La presencia de España en América alcanzó en el siglo XVIII su máxima expansión. Fue en el reinado de Carlos III cuando los dominios americanos, en el Norte y en el Sur, fueron más amplios y más profunda su transformación. Las nuevas ideas y las políticas reformistas del absolutismo ilustrado llegaron a América. Buscaban la racionalización del gobierno y una mayor eficacia de la economía. La monarquía española pretendía modernizar la sociedad a uno y otro lado del Atlántico, reforzando los vínculos en favor de los habitantes de la península ibérica y también del gran continente americano. Pero esta nueva realidad de la América ilustrada poco se refleja en el cine.

Dejando de lado el gran movimiento modernizador de la Ilustración, al cine uno de los temas que más le han interesado es el de las misiones americanas de la Compañía de Jesús. El tema es efectivamente de gran calado, pues encierra múltiples problemas, desde el gran conflicto entre españoles y portugueses por los límites en América, hasta la creación por los jesuitas de una de las más notables utopías de la historia.

Imagen de la película 'Kino, la leyenda del padre negro' dirigida por Felipe Cazals / FILMINLATINO
Imagen de la película 'Kino, la leyenda del padre negro' dirigida por Felipe Cazals / FILMINLATINO

España y Portugal eran países vecinos en la península ibérica y en América. Se habían producido entre ellos muchos enfrentamientos, pues las fronteras americanas eran con frecuencia inciertas, difíciles de fijar y controlar. En el reinado de Fernando VI el Tratado de Límites, firmado en 1750, lejos de aportar la solución definitiva causó más desgracias y guerras. Una de las consecuencias más lamentables fue el fin de las misiones jesuíticas. La acción misional en América comenzó desde el primer momento de la presencia española y estuvo en manos de diversas órdenes religiosas. En el siglo XVIII los jesuitas, como fruto de su obra evangelizadora y civilizadora, habían organizado las llamadas “reducciones”, pobladas por nativos y dirigidas por los misioneros, buscando una sociedad ideal, libre de abusos y a salvo de los cazadores de esclavos. El tratado de límites afectaba al territorio donde se hallaban la mayoría de estas misiones y su aplicación destruyó esta interesante experiencia.

Inmediatamente recordamos todos una gran película británica de 1986, La Misión, dirigida por Roland Joffé, con una banda musical impresionante de Ennio Morricone, una fotografía espectacular de unos paisajes maravillosos y un reparto de gran calidad: Robert De NiroJeremy IronsRay McAnallyAidan QuinnCherie LunghiRonald PickupLiam NeesonChuck LowRolf GrayBercelio MoyaDaniel Berrigan. Narra la historia de Rodrigo Mendoza, un antiguo traficante de esclavos (Robert De Niro) que busca el perdón haciéndose misionero jesuita. Va destinado a un paraje situado por encima de las cataratas de Iguazú y allí se encuentra con el padre Gabriel (Jeremy Irons), quien trabaja en la misión de San Carlos con los guaraníes, confiando solo en su fe y utilizando la música como elemento de unión. Todo cambiará cuando, como resultado de los nuevos límites entre España y Portugal, ambos personajes, después de años trabajando conjuntamente, se ven enfrentados por mantener ideas contrarias en la batalla por la libertad de los nativos. Mendoza apuesta por el poder de la espada, Gabriel confía en el poder de la oración.

Portada de la película 'La Manigua sin Dios' / ARTIUM
Portada de la película 'La Manigua sin Dios' / ARTIUM

La Misión es una obra maestra tanto desde el punto de vista cinematográfico como histórico. Pero es interesante recordar otras películas sobre el tema de las misiones jesuíticas americanas. La manigua sin Dios, de 1948, bajo la dirección de Arturo Ruiz Castillo, sobre misioneros jesuitas en la selva del Chaco. República guaraní, de 1982, un documental de ficción dirigido por Silvio Back sobre las misiones de los jesuitas entre los guaraníes. Kino: la leyenda del padre negro, de 1992, dirigida por Felipe Cazals, película mexicana sobre la obra realizada por un jesuita, el padre Kino, en Nueva España.

Otro de los escenarios de la América española que ha atraído la atención del cine es el Virreinato del Perú. El punto de partida de varias películas fue una novela titulada El puente de San Luis Rey, obra del escritor norteamericano Thornton Wilder, publicada en 1927, con la que ganó el Premio Pulitzer. El núcleo de la historia es un hecho verídico ocurrido el 20 de julio de 1714. Cinco personas cruzaban el puente de San Luis y este cedió y cayeron al vacío. ¿Fue el azar, el destino o la intervención de Dios lo que reunió a esas cinco personas en ese lugar en ese momento fatídico? ¿Existieron responsables de lo que ocurrió? Si los hubo ¿quiénes fueron? Las diversas interpretaciones de este suceso reflejan las mentalidades de la sociedad peruana de la época. Primero se rodó una cinta en Estados Unidos en 1929, dirigida por Charles Brabin. Se centraba en la interpretación hecha por muchos de ver el acontecimiento como un mal presagio y refugiarse en un misionero como guía espiritual. En 1944 otra película también de Estados Unidos, dirigida por Rowland V. Lee, reconstruía la vida de las cinco personas que mueren al caer el puente. Finalmente, en 2004 la última versión ha sido una coproducción de España, Reino Unido y Francia, con guion y dirección de Mary McGuckian. A pesar del reparto llamativo de actores y actrices como Robert De NiroKathy BatesHarvey KeitelGabriel ByrnePilar López de AyalaGeraldine ChaplinF. Murray Abraham, la obra no es un acierto desde el punto de vista cinematográfico y menos desde el punto de vista histórico. Presenta la sociedad del Virreinato del Perú dominada por la Inquisición y por las fuerzas más reaccionarias, cuando era ya a principios del siglo XVIII una sociedad muy compleja y evolucionada.

Robert De Niro en la película 'El puente de San Luis Rey' / FILASIETE
Robert De Niro en la película 'El puente de San Luis Rey' / FILASIETE

También sobre el Perú trata otra interesante película de 1952, coproducción de Francia e Italia, dirigida por Jean Renoir. Se titula La carroza de oro y estaba basada en la novela de Prosper Merimée, La carrosse du Saint Sacrament, de 1829. El filme fue protagonizado por Anna Magnani, Odorado Spadaro y Duncan Lamont. Narra la historia de una compañía teatral italiana que a mediados del siglo XVIII va a actuar al Perú. El virrey se interesa por la actriz principal, Camilla, y quiere conquistarla, para lo que le ofrece toda clase de regalos, incluida una carroza de oro. Pero existen otros pretendientes. Camilla tendrá que elegir entre un torero, un oficial del ejército y el virrey. Otra cinta muy distinta, pero también sobre el Perú, es Túpac Amaru, de 1984, colaboración de Perú y Cuba, dirigida por Federico García, que trata la rebelión del caudillo indígena hispano-peruano Túpac Amaru, iniciada en 1780.

Sobre la expansión en América del Norte trata una película de 1955 dirigida por Robert D. Webb, titulada Seven Cities of Gold, basada en la novela de Isabelle Gibson Ziegler sobre Fray Junípero Serra. La obra se refiere a la expedición española de 1769 que partió en busca de las siete ciudades de oro, situadas en el territorio de la actual California, y se centra en la confrontación del misionero, movido por la fe, y el jefe militar, empujado por motivos pragmáticos. Y sobre la gran aventura de las expediciones científicas ilustradas trata Aire libre, de 1996, dirigida por Luis Armando Roche, coproducción de Venezuela, Francia y Canadá. En el filo entre el siglo XVIII y el XIX dos estudiosos de las Ciencias Naturales, Alexander von Humboldt y Aimé Bonpland, se adentraron en la selva venezolana, en busca del mítico río Caciquire.

Imagen de 'Tupac Amaru', película de 1984 sobre el caudilo indígena rebelde a la Corona / MUBI
Imagen de 'Tupac Amaru', película de 1984 sobre el caudilo indígena rebelde a la Corona / MUBI

Aparte quedan las películas de capa y espada ambientadas en la América del setecientos, como El Capitán aventurero de Arcady Boytler (México, 1938); El sombrero de tres picos, de Juan Bustillo Oro (México, 1943); A sablazo limpio, de Fernando Cortés (México, 1958). Y las de piratas, como El temible burlón, de Robert Siodmak (Reino Unido, 1952).

El resultado del cambio propiciado por la Ilustración en América, ya en tiempos revolucionarios, se puede encontrar en una película como El Siglo de las Luces, el filme cubano basado en la gran novela del mismo título de Alejo Carpentier, de 1962. La cinta, dirigida por Humberto Solás, se estrenó en 1992. Cuenta la llegada a la isla de un revolucionario francés y su influencia en tres jóvenes criollos acaudalados, que asumen las ideas ilustradas más avanzadas. Las luces europeas se proyectaron en la joven América y América, poco tiempo después, las devolvería ampliadas a la vieja Europa. Cuando la Constitución de 1812 proclamó que la nación española era “la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios”, estaba a punto de comenzar el proceso de separación.