Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carlos V junto a dos cámaras de cine / MONTAJE CG

El emperador Carlos V en sus pantallas

La suerte cinematrográfica de Carlos V ha sido desigual, con relatos que interesaban al franquismo y con mayor atención a la revuelta comunera

7 min

De la trayectoria del emperador Carlos V el tema que más interés ha suscitado en el cine español ha sido el de la revuelta comunera, quizás por la continuidad del mito comunero que en España ha tenido mucho arraigo. La más clásica película española sobre Carlos V tiene como protagonistas a los comuneros. Me refiero a La leona de Castilla (1951), dirigida por Juan de Orduña, que se centra en el personaje de María Pacheco, la esposa de Juan de Padilla, interpretado por Amparo Rivelles. De Juan de Padilla padre hizo Antonio Casas y de Padilla hijo, Rafael Romero Marchent. La película era una adaptación de la obra teatral de Francisco de Villaespesa (1914). La voz en off introductoria decía: “Frente a la ambición del César Hispano se alzó el criterio estricto de los comuneros, por los cuales el mundo acababa en sus trigales castellanos, en sus fueros y sus privilegios. Esta es una historia triste, como todas las que forjó la rebeldía”. El mensaje estaba apoyado claramente en las tesis sobre las Comunidades de Ganivet o Marañón. Después de la obra de Pérez o Maravall esta visión sería insostenible.

La contradicción, en cualquier caso, esta presente en la película porque el franquismo necesitaba glosar el Imperio, pero al mismo tiempo, subrayando las virtudes del patriotismo español. Como siempre, emerge una intriga palaciega con un presunto traidor que propaga la supuesta infidelidad de María Pacheco hacia su marido. La resistencia de la Pacheco estaría motivada más que por la continuidad de la rebeldía comunera, para defender su honor maltrecho, por las atribuciones que se le hacían de relaciones amorosas con el duque de Medina Sidonia.

La fiesta de Castilla y León

Paralelamente en el tiempo, Agustín Macasoli dirigió un corto titulado Evocación de Carlos V. Hubo que esperar a la muerte de Franco para ver el telefilm Los comuneros (1978), dirigido por José Antonio Páramo, a partir de un guion de Ana Diosdado y que tenía como protagonistas a Juan Diego, como Padilla, a Nicolás Dueñas como Bravo y Joaquín Hinojosa como Maldonado, con Lola Herrera como Juana la Loca. De los comuneros, en esta película Padilla es el que, en todo momento, desea dialogar con el Rey. “Hay cosas más importantes que el honor. Lo que yo digo es justo y debe oírmelo decir”. El planteamiento era muy distinto al del franquismo y la revalorización ideológica y moral de los comuneros era patente, aunque el Emperador, no es, en ningún momento, denostado. En el año 1978 se filmó Villalar 78, que se estrenó en 1980 y era una exaltación de los comuneros en un contexto en el que interesaba políticamente convertir Villalar en la fiesta de referencia de la Junta de Castilla y León.

Imagen de la serie de TVE: 'Carlos, Rey Emperador' / TVE
Imagen de la serie de TVE: 'Carlos, Rey Emperador' / TVE

La última aproximación cinematográfica a la historia de los comuneros tuvo lugar en 1998 con el corto de Félix Cordero. Las Germanías curiosamente, nunca han suscitado memoria cinematográfica.

El último viaje de Carlos V

Más allá de los comuneros, del reinado de Carlos V lo que más ha interesado al cine español ha sido el personaje de Don Juan de Austria, hijo de Carlos V.  La película Jeromín (1953) de Luis Lucia puso en imágenes el relato novelístico del padre Coloma. Jaime Blanch fue el joven Juan de Austria, mientras Jesús Tordesillas hacía de Carlos V y Adolfo Marsillach de Felipe II.

Fuera de España, Carlos V ha sido un personaje que ha interesado mucho al cine alemán, que ha dedicado desde 1927 muchas películas al tema de las relaciones entre Carlos V y Lutero. La última, fue Lutero producida en el año 2003 y que focaliza su atención sobre la Dieta de Worms, con la confrontación entre Lutero y Carlos V.

Imagen de la serie 'Carlos V: Los caminos del Emperador' / PANORAMA AUDIOVISUAL
Imagen de la serie 'Carlos V: Los caminos del Emperador' / PANORAMA AUDIOVISUAL

Numerosas series televisivas europeas han tocado de refilón a Carlos V, por ejemplo, Los Tudor (2007). Entrando ya en la televisión española, después del éxito de la serie Isabel (2012-2014) se abordó la serie Carlos, Rey Emperador (2015-2016) de diecisiete capítulos con escaso éxito. La serie cubre todo el reinado y fue dirigida por varios directores, entre ellos Oriol Ferrer y Salvador García Ruiz. El actor que hizo de Carlos V fue Álvaro Cervantes.

En el año 2019, TVE produjo la docuficción Los caminos del Emperador, con cinco episodios que se centraban en el último viaje de Carlos V a su retiro en Yuste. La serie que se estrenó en la 2 fue dirigida por Juan Frutos y su actor principal fue Mario Zorrilla.

Por último, quiero referirme a la serie producida en Holanda recientemente y que lleva por título Emperor, dirigida por Lee Tamahori e interpretada por Adrien Brody y Paz Vega y que enfoca a Carlos V como el malo de la película en tanto que sujeto paciente del afán de venganza de un joven porque el Emperador dio muerte a su padre. La serie se rodó en 2016 y ha tenido muchos problemas para su exhibición. Ciertamente, no ha tenido mucha fortuna cinematográfica el Rey-Emperador.