Menú Buscar
Sistemas de votación en las elecciones de Estados Unidos, por estados | CG

Riesgo de ‘hackeo’ para el 20% de los votos en las elecciones de EEUU

Las instituciones del país sospechan de las intenciones de Rusia en los comicios que enfrentarán a Hillary Clinton y Donald Trump

3 min

Las próximas elecciones a la presidencia de Estados Unidos tienen todos los ingredientes para pasar a la historia... para mal. Más allá de las polémicas de Donald Trump y la impopularidad de Hillary Clinton, Rusia se une a la fiesta como invitado sorpresa. Las autoridades del país acusan a la potencia europea de hackear a instituciones y candidatos en las últimas semanas, y sospechan que podría actuar del mismo modo con el 20% de los votos del 8N, los registrados en sistemas vulnerables.

Cada estado tiene un sistema de votación distinto, ya que la legislación al respecto está en manos de los mismos, de los condados y de los gobiernos locales. Existen el voto en papel, el voto por correo y el voto a través de sistemas electrónicos de registro directo (DRE). En este último caso hay que diferenciar también los que aportan un comprobante (VVPTA) y los que no.

Tres sistemas vulnerables

Tres son los sistemas vulnerables. El DRE sin máquinas VVPTA es uno de ellos; en caso de manipulación, no se puede verificar con registro físico. Los sistemas más antiguos, como el de Georgia, tienen más riesgo. El registro de votantes es otro de los afectados: el FBI ya denunció en agosto el supuesto hackeo de bases de datos en dos estados, incluyendo hasta 200.000 inscripciones en Illinois. Y el voto en papel con escaneo óptico es el tercero; un ordenador central, vulnerable, tabula todos los resultados.

Entre los estados con más riesgo se encuentran Texas y Virginia y Pensilvania, lugares decisivos. En este último caso, las máquinas de votación electrónica sin confirmación en papel funcionan con Windows XP, que no ha sido actualizado por Microsoft desde 2014.

45 millones de electores afectados

Casi el 20% de los ciudadanos estadounidenses emite su voto sin registro en papel (45 millones de votantes). La solución, expresan los entendidos en la materia, pasa por regresar a los sufragios tradicionales, en papel. Más lentos, sí, pero más seguros.