Menú Buscar
Las 10 ciudades más caras de 2017

París, la única ciudad de la Unión Europea que figura entre las más caras del mundo

Cinco de las diez primeras urbes de la lista están en Asia

4 min

El dato: París es la única ciudad de la Unión Europea que figura entre las más caras del mundo. De hecho, 5 de las 10 primeras urbes de la lista Worldwide Cost of Living 2017, de The Economist Intelligence Unit (The Economist), están en Asia.

La primera de la lista es Singapur, que retiene el honor por cuarto año consecutivo. La segunda es Hong Kong, y la tercera, Zúrich (Suiza). La edición de 2017 supone el regreso de las japonesas Tokio y Osaka a las 10 más destacadas.

Las divisas

Nueva York es la única ciudad de América del Norte en los lugares privilegiados de la lista. La moderación del dólar y del euro ante el auge de otras divisas, por otro lado, ha elevado el nivel de vida en Sídney y Melbourne (Australia), así como en Wellington y Auckland (Nueva Zelanda). Las cuatro ascienden al top-20.

De regreso a los alrededores de la Torre Eiffel, París lleva 15 años entre lo más destacado de la clasificación --el precio del tabaco y el alcohol contribuyen a ello--, aunque el coste de la vida allí es más bajo que hace cinco años y solo supera a Nueva York un 7%, ante el 50% de 2012. Europa, en cualquier caso, tiene los servicios más caros de entretenimiento y ocio.

Por productos

Son el transporte y los servicios de cuidado personal los que elevan a Copenhague al décimo lugar de la clasificación. Singapur se lleva la palma por el precio de los coches y la gasolina, así como por la ropa; ofrece precios más bajos que sus rivales en limpieza del hogar, artículos de uso doméstico y cuidado personal.

Todavía en Asia, Seúl (Corea del Sur), Tokio y Osaka tienen los productos básicos más caros. Por ejemplo, llenar la cesta en la urbe que acogió los Juegos Olímpicos de 1988 sale un 50% más elevado que hacerlo en Nueva York. De hecho, la ciudad ocupaba el lugar 50 en 2010 y hoy es sexta.

'Brexit' y Trump

El informe cita constantemente la variación del precio del petróleo como causa sine qua non para modificar el coste del día a día en las ciudades analizadas. Del mismo modo, la devaluación del peso argentino ha llevado a Buenos Aires a un retroceso de 20 puestos, hasta el 82; y la caída de la libra, motivada por el Brexit, ha provocado que Manchester se despeñe 25 niveles, hasta el 51, mientras que Londres ha descendido 18 posiciones, hasta la 24, y anota su peor marca en dos décadas.

En el otro plato de la balanza, las ciudades más baratas también se encuentran en Asia. En el sur, para ser exactos. India coloca aquí cuatro representantes y Pakistán, uno. También figuran las europeas Bucarest (Rumanía) y Kiev (Ucrania).

Como conclusión, el informe prevé que la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y la incertidumbre política mundial en general continuarán variando este particular mapa. Las economías emergentes podrían aprovechar la ola para ganar posiciones.