Menú Buscar
Los superordenadores más rápidos del mundo

El ordenador que calculará en un segundo lo que una persona tardaría 4.000 millones de años

Japón construirá la supercomputadora más rápida para ayudar en la investigación sobre vehículos autónomos, robótica y diagnóstico médico

4 min

Hay que encontrar expresiones adaptadas a nuestros tiempos para describir situaciones fugaces que ni son tan rápidas como la luz ni tan lentas como un pestañeo.

Esta reflexión viene a raíz del superordenador que planea Japón para 2017 y que calculará en un segundo lo que una persona tardaría 4.000 millones de años. Es el ABCI, el encargado de ayudar en la investigación sobre vehículos autónomos, robótica y diagnóstico médico. El más rápido del mundo conocido.

163 millones de euros

China acaba de lanzar el Sunway TaihuLight, que triplica la velocidad del anterior superordenador, el Tianhe-2, también made in China. Pero sus vecinos nipones pueden dejarlo obsoleto en unos meses. El ABCI (Al Bridging Cloud Infraestructure) funcionará a 130 Petaflops (unidad de medida de desempeño de potencia de procesador).

Dicho en números entendibles, aunque difícilmente asumibles, para la mayoría de los mortales: el ABCI será capaz de computar 130.000 billones de cálculos por segundo. Una cifra que ni Matusalén podría completar, ya que una persona tardaría 4.000 millones de años en resolver, a velocidad de cálculo por segundo. El juguete tiene un coste de 173 millones de dólares (163 millones de euros al cambio actual).

Barcelona estrena supercomputadora

El proyecto japonés coincide con el anuncio de la llegada del Mare Nostrum 4, el nuevo superordenador del Barcelona Supercomputing Center–Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS). Será 12,4 veces más potente que el actual Mare Nostrum 3, de 2012, y llegará a los 13,7 Petaflops. Es decir, 13.677 billones de operaciones por segundo. Entra en el top 10, pero se quedará muy lejos del ABCI.

Imagen del Mare Nostrum 4 / BSC-NCS

La nueva máquina, que costará 34 millones de euros, se ubicará en la misma sede que sus antecesores, la capilla de Torre Girona. La capacidad de almacenaje en disco del supercomputador será superior a los diez Petabytes y estará conectado a las infraestructuras Big Data del BSC-CNS, con una capacidad total de 24,6 Petabytes.

La adquisición responde a la necesidad de adquirir un ordenador capaz de ejecutar todo tipo de trabajos científicos y de ingeniería y de dotar al BSC-CNS de clústers construidos con tecnologías emergentes para operar y analizar las prestaciones de los desarrollos más punteros en el campo de la supercomputación.

Conectado

El nuevo superordenador estará conectado a la red de centros de investigación y universidades europeas a través de las redes RedIris y Geant y seguirá formando parte de la red distribuida de supercomputación europea Partnership for Advanced Computing in Europe (PRACE), en la que España mantendrá su condición de socio principal junto con Alemania, Francia, Italia y Suiza.

También formará parte de la red de Infraestructuras Tecnológicas Singulares (ICTS) española y la Red Española de Supercomputación (RES), de la que aumentará la potencia de cálculo y substituirá al MareNostrum 3, del que se distribuirán los componentes entre distintos nodos de la red española.