Menú Buscar
Micro Bit, la tarjeta de circuitos para los niños | Youtube

Así es Micro Bit, la tarjeta para que los niños se interesen por la electrónica

Nació como proyecto educativo entre la BBC y varias tecnológicas y se extenderá a todo el mundo

3 min

Nuevos tiempos requieren nuevos sistemas, modelos y herramientas educativas. Con la previsión de que las máquinas ganarán cada vez más importancia en todos los ámbitos de la vida, y con la certeza de que son mayoría los varones interesados en la programación computacional, nació Micro Bit, una tarjeta de circuitos para que los más pequeños (y pequeñas) aprendan electrónica. Fue iniciativa de la BBC con diversas tecnológicas para Reino Unido y el éxito la globalizará.

Presentada la Micro Bit, es hora de entrar en detalle. Consiste en una pequeña tarjeta de circuitos con una serie de 25 ledes (5x5) programables para que muestren letras, números y otros símbolos. El código se introduce primero en una aplicación en pc, teléfono o tableta y se transfiere, vía USB, al dispositivo, que actúa de modo independiente a partir de ese instante: puede proyectar mensajes y registrar movimientos, entre otras tareas.

Funciona con pilas

La Micro Bit incluye dos botones, un acelerómetro y una brújula, y unos anillos a los que pueden ser conectados otros sensores. Incluso puede transmitir información a otra tarjeta, igual o de otro modelo, y formar parte de otro dispositivo, como un robot. Cuenta con una antena Bluetooth para conexión inalámbrica. Funciona con pilas.

El proyecto lo dirigía inicialmente la BBC, que donó un millón de unidades a colegiales británicos. Ahora corre a cargo de Micro Bit Educational Foundation, organización sin ánimo de lucro en la que participan Microsoft, Bluetooth y Samsung, entre otras. El producto tiene un precio de 15 euros y se seguirá comercializando con el nombre de la BBC.

Expansión

El objetivo de la fundación es que 100 millones de personas jueguen con Micro Bits. El primer paso es la venta en toda Europa antes de que finalice 2016 y la adaptación a idiomas con caracteres especiales –el chino y el japonés requieren más ledes— antes de llegar a América del Norte y China, con un nuevo hardware más potente y nuevos sensores. El precio bajará.

Está pensada para niños de 11 años. Está concebida como introducción a la programación de computadoras y trampolín para dispositivos más avanzados.