Menú Buscar

El médico en tu móvil: las ‘apps’ que transforman la atención sanitaria

Varios programas convierten el ‘smartphone’ en una clínica remota que controla todo tipo de dolencias

3 min

[Deslice el cursor o el dedo por la imagen para conocer más detalles]

El no te automediques deja paso al recibe tu diagnóstico a través de una ‘app’. El médico en tu bolsillo. O en tu móvil. Diversas aplicaciones están en proceso de convertir el smartphone en una clínica remota para todo tipo de pruebas y dolencias: corazón, vista, virus y chequeos son solo algunas de sus utilidades.

La app Babylon, por ejemplo, es un programa de inteligencia artificial que permitirá a más de 1,2 millones de personas recibir diagnósticos en Londres. Es un servicio de salud virtual en tu mano. Permite el contacto entre el paciente y el doctor por videochat, así como el envío de la evaluación a cualquier lugar.

Hígado, pulmones y corazón

SpiroSmart, otra innovación, utiliza el micrófono del móvil como sensor para monitorizar las enfermedades del sistema respiratorio. PoopMD, por su parte, identifica la atresia biliar –obstrucción de los conductos que trasportan la bilis al hígado– por el color de las heces.

Las apps médicas, en ocasiones, necesitan un instrumento añadido para realizar las exploraciones. Así, Kardia Mobile requiere un sensor externo para controlar las dolencias cardiacas. O iExaminer incorpora en el iPhone un oftalmoscopio manual para captar imágenes de alta resolución de la parte posterior del ojo.

Muestras de sangre

Lumify escanea todo tipo de tejidos con el acople de un aparato de ultrasonido. Manda las imágenes al centro sanitario. Incluso CliniCloud incorpora un estetoscopio y un termómetro digitales que mandan los resultados al médico a través de una app.

Más aparatoso es Biomeme System, que convierte tu iPhone en un laboratorio de ADN a través de la app y una carcasa robusta. En su caso, detecta los virus a partir de una pequeña muestra de sangre, como explica la imagen interactiva superior. Podría escanear a un paciente en menos de dos horas. Un invento muy necesario ante epidemias como la del ébola (2013-16), en África Occidental.