Menú Buscar
Exportaciones rusas de marfil de mamut desde la prohibición del comercio de colmillos de elefante. | CG

El mamut será especie protegida 4.000 años después de su extinción

La venta legal del marfil de estos animales prehistóricos es usada para camuflar el contrabando de los colmillos de los elefantes cazados ilegalmente

2 min

Todo listo para un hecho insólito en materia de preservación de la fauna del planeta. El mamut lanudo, desaparecido hace 4.000 años, puede convertirse en la primera especie extinta protegida, con el objetivo de frenar el uso de su marfil, cuya venta es legal, como tapadera para poner en el mercado los colmillos de los elefantes cazados por furtivos en África.

El acuerdo debe salir de la CITES (Convención Internacional de Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), que reunirá a 182 países en Johannesburgo (Sudáfrica) entre el 24 de septiembre y el 5 de octubre. Será Israel el país que proponga restricciones al comercio de colmillos de mamut lanudo.

Datos demoledores en Asia

El comercio internacional de marfil de elefante está prohibido desde 1990, pero sigue generando negocio en el mercado negro. La manera que han encontrado los traficantes para camuflar las ventas es la mezcla de estos colmillos con los de los mamuts, muy parecidos, y cuyo consumo se ha disparado desde entonces.

Alcance histórico del hábitat del mamut lanudo

Alcance histórico del hábitat del mamut lanudo

Asia es el primer consumidor de marfil. Y el dato es demoledor. Si bien el 90% de los colmillos de mamut exportados legalmente desde Siberia (70 toneladas al año) termina en China, solo el 50% del marfil vendido en este país procede de los animales extintos. El resto llega de África. Los furtivos cazan allí más de 30.000 elefantes al año (100 toneladas de marfil) para satisfacer la demanda asiática.

Aislados en una isla rusa

En relación al mamut lanudo, es el género más conocido de mamut. Los cálculos cifran en 150 millones los ejemplares muertos bajo la tundra. Los últimos, aislados en la isla de Wrangel (Rusia), se extinguieron hace poco menos de 4.000 años. Los primeros, habrían vivido hace 4,8 millones de años.