Menú Buscar
Las causas de la caída del oro en India

Los impuestos y la lucha contra la corrupción dinamitan el negocio del oro en India

Las importaciones van camino de caer al mínimo en cinco años

3 min

El negocio del oro en India ha menguado en picado en 2016. Las importaciones del preciado metal han caído a la mitad en un año y van camino de marcar el mínimo en cinco ejercicios a causa de los elevados precios, un nuevo impuesto al consumo y la lucha contra el dinero negro impulsada por el primer ministro, Narendra Modi.

India es el segundo consumidor de oro del mundo, después de China. Los cálculos cifran en 20.000 toneladas (749.420 millones de dólares al precio actual de 37.471 dólares el kilo) las existencias del más dúctil y maleable de los metales en manos privadas en el país. Un tercio del mineral se compra con dinero negro.

El 'Brexit', presente

2016 comenzó mal para el sector, con el descenso de la compra por la subida del precio del oro. Tampoco ayudó la introducción, en febrero y cuatro años después de la última medida, de un impuesto del 1% sobre la venta que, unido a las tasas de aduanas (8,75%), pretende precisamente la reducción de la demanda.

A todo ello hay que añadir el aumento del precio del oro hasta máximos a consecuencia del Brexit, y la eliminación de la circulación de los billetes de 500 y 1.000 rupias, la apuesta del primer ministro para disminuir la circulación de dinero negro.

Evolución desde 2010

Solo una caída de los precios antes de la época de festivales ha animado el mercado en el último trimestre. Será insuficiente, sin embargo, para frenar el descenso del consumo, que se fijará en 650 toneladas en 2016, según Bloomberg. Cifras inferiores a las 864 toneladas registradas en 2015 y las 1.006 de 2010, según datos del Consejo Mundial del Oro (WGC, por sus siglas en inglés).

La magnitud del negocio del oro en India es tal que las importaciones del metal generan una cuarta parte del déficit de cuenta corriente (la diferencia entre exportaciones e importaciones). La situación ha llevado al Gobierno a buscar fórmulas imaginativas para frenar el auge de esta salida de dinero, como la monetización del mineral o la creación de productos de inversión en oro.

El 78% de los ahorros familiares en India se mantienen en oro.