La crisis de los huevos contaminados: origen y síntomas de intoxicación

El problema, que comenzó en Holanda, afecta a media Europa; España se libra por ahora

12.08.2017 00:00 h.
4 min
La crisis de los huevos contaminados

Es la crisis de las huevos contaminados y afecta a media Europa y parte del extranjero. Consumirlos no deriva en la muerte, ni mucho menos, pero una ingesta masiva de estos productos intoxicados por el insecticida fipronil puede conllevar serios problemas de tiroides, hígado y riñón, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aparte de náuseas, vómitos, mareos y ataques epilépticos.

¿Qué es el fipronil? Es un pesticida usado contra pulgas, piojos y garrapatas, pero prohibido en la Unión Europea para uso en animales para el consumo. Así, ¿cómo se contaminaron los huevos? Los investigadores sospechan que el químico entró en ellos mediante Dega 16 contaminado, un detergente para limpiar gallineros y matar ácaros rojos.

El origen

El origen de la crisis está en Países Bajos —el mayor exportador de huevos de Europa, que ha sacrificado 300.000 gallinas​ y ha cerrado temporalmente 180 granjas avícolas— y Bélgica, mientras que el resto de regiones ha importado el producto en mal estado. La reguladora de Holanda NVWA avisa de que un lote de huevos en particular, con código 2-NL-4015502, podría ser un “grave riesgo de salud pública”.

Las autoridades judiciales de Países Bajos efectuaron registros el jueves que finalizaron con la detención de dos administradores de la compañía Chickfriend, que se encuentra en el origen del escándalo junto con su proveedor belga Poultry-Vision. En Bélgica también se han efectuado registros esta semana.

Acusaciones

Bélgica, no obstante, asegura que los Países Bajos tuvieron conocimiento de la existencia de fipronil en huevos en noviembre y no lo comunicaron. Fue el primer país que alertó a las autoridades pertinentes. Y la Comisión Europea ha recordado que es responsabilidad de los Estados miembro llevar a cabo las investigaciones necesarias y tomar medidas.

La crisis alimentaria afecta ya a 16 países europeos (Bélgica, Países Bajos, Alemania, Suiza, Suecia, Reino Unido, Francia, Dinamarca, Luxemburgo, Italia, Rumanía, Austria, Polonia, Irlanda, Eslovaquia y Eslovenia) y a Hong Kong, según consta en el sistema de alerta rápida de alimentos y piensos de la Comisión Europea (RASFF, por sus siglas en inglés).

España, sin noticias por ahora

En España, “hasta el momento” no se han distribuidos huevos contaminados por fipronil, según informó el miércoles la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan). Mientras, Facua-Consumidores en Acción reclama mayor transparencia al Gobierno y a los productores sobre la crisis, para elaborar una lista de marcas que pudieran utilizar los huevos como materia prima.

En esta línea, dos proveedores luxemburgueses de comida preparada, Caterman y Carnesa, han retirado algunos de sus productos tras conocer que varias partidas de huevo líquido “procedían de una explotación contaminada”. Con ellas elaboraron productos de carne picada —destruidos— y de paté de carne —bloqueados, a la espera del análisis—.

¿Quiere hacer un comentario?