Menú Buscar
El gráfico muestra el número y origen de las llegadas por mar de refugiados y migrantes durante 2016 / © Graphic News - CG

El ‘goteo’ de refugiados y migrantes en el sur de Europa a través del Mediterráneo

Grecia e Italia reciben los mayores cupos de personas que huyen de la guerra

2 min

Nunca es tarde si la dicha es buena, aunque algo han tardado los líderes mundiales en definir la crisis de los refugiados como un “problema global”. Los últimos datos cifran en 65 millones las personas desplazadas en todo el mundo. El G20 ha debatido sobre este hecho en un momento en el que sigue el goteo de llegadas al sur de Europa a través del Mediterráneo, muchos huyendo de la guerra.

Grecia e Italia han recibido el mayor número de refugiados y migrantes en lo que va de año. Los vecinos transalpinos incluso han rescatado a 14.000 personas del mar entre el 28 de agosto y el 1 de septiembre. Sus localizaciones favorecen la llegada de personas que huyen de la guerra en Siria (el 30% de los desplazados desembarcados en Europa por mar en 2016 proceden de este país).

Solidaridad

Siria, Afganistán e Irak representan más de la mitad de desplazados llegados a Europa a través del Mediterráneo hasta agosto. Las huidas en los primeros meses del año hacia el viejo continente fueron incluso mayores que en 2015. Pero en la gestión de la crisis nadie asume responsabilidades. Palabras bonitas, muchas.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, defendió en el G20 que el sistema europeo de acogida está a punto de llegar al límite, y que los demás países no pueden quedarse al margen del asunto. Pidió el reconocimiento del problema y medidas para corregirlo. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó al grupo de líderes de suspenso.

Seguridad y racismo

Las medidas “no han sido rechazadas en principio por casi nadie, pero ningún país ha dado pasos completos a ese respecto”, argumentó Erdogan El presidente turco añadió que los países occidentales han adoptado una actitud “de seguridad e incluso racista” ante aquellos que buscaban asilo dentro de sus fronteras.