Menú Buscar
El hueso humano más antiguo hallado fuera de África

El hallazgo que confirma que los humanos dejaron África mucho antes

El fósil Misliya-1, encontrado en Israel, desvela que la migración se produjo hace 220.000 años

2 min

El fósil humano más antiguo hallado fuera de África, el Misliya-1 (tiene entre 177.000 y 194.000 años), abre la puerta a dos hipótesis. Una: alguien lo trasladó a Misliya (Israel) desde su emplazamiento original. Y dos: los humanos salieron del continente negro mucho antes de lo que hasta ahora se creía. Es esta segunda opción la que cobra fuerza, porque investigaciones recientes también sugieren un cambio en las fechas aceptadas.

El Misliya-1 respalda pues algunos estudios genéticos recientes, que sugieren una dispersión temprana del Homo sapiens, hace unos 220.000 años. Por el contrario, los fósiles más antiguos encontrados hasta la fecha fuera de África, en Skhul y Qafzeh (Israel), tenían entre 90.000 años y 120.000 años.

Una mandíbula superior

El fósil, una mandíbula superior con varios dientes, ha aparecido en la Cueva Misliya. Las técnicas de datación lo ubican, al menos, 50.000 años antes de la que era la fecha aceptada como la de la migración humana moderna fuera de África. Perteneció a un adulto que no vivió más de 40 años.

fosiles antiguos humanos

Los fósiles humanos más antiguos

El hueso presenta rasgos también encontrados en neandertales y otros grupos humanos. Esta migración confirma que los sapiens se encontraron e interactuaron con otras especies.

Herramientas talladas con la técnica Levallois

Pero no solo ha aparecido el Misliya-1, sino herramientas talladas con la técnica Levallois, vinculada con el Homo Sapiens. La evidencia revela que los habitantes de Misliya eran cazadores capaces de capturar grandes animales. Controlaron la producción de fuego y utilizaron utensilios de piedra del Paleolítico Medio Temprano, similares a los encontrados con los primeros humanos modernos de África.

Los investigadores, liderados por Israel Hershkovitz (Universidad de Tel Aviv) y Rolf Quam (Universidad de Binghamton, EEUU), describen el hallazgo en la revista Science.