Menú Buscar
México: producción y exportación de vehículos

Los fabricantes de coches esquivan México tras las amenazas de Trump

El país centroamericano tiene como primer cliente a Estados Unidos, pero los aranceles dinamitarían el sector

3 min

Donald Trump tiene en vilo a la economía mexicana. Más allá del muro que pretende levantar con el país vecino, los aranceles con los que amenaza el presidente electo de Estados Unidos para nuevas fábricas, principalmente, podrían hundir la industria de la automoción en México: la primera potencia mundial es el primer comprador de coches de la región centroamericana.

Desde que el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte entre Estados Unidos, Canadá y México) entró en vigor, allá por 1994, México se ha convertido en el séptimo fabricante del mundo y en el cuarto exportador. Sus plantas y cadena de distribución dan empleo a más de 750.000 personas.

Basta con mirar las cifras de producción y exportación entre enero y noviembre de 2016. México fabricó 3,2 millones de vehículos, de los que exportó 2,5 millones. El 76,8% de ellos (más de 1,9 millones) terminaron en el mercado estadounidense.

En los últimos días, Trump ha repetido que impondrá un impuesto transfronterizo a Ford, General Motors y Toyota si levantan nuevas plantas de producción en México para vender los coches en Estados Unidos: “O Estados Unidos o arancel”. Ford, de hecho, desdibujó los planes de abrir una factoría en el paí, hecho que vendió como "un voto de confianza en Trump". Toyota se desmarca a la espera de ver "qué políticas adopta" el líder republicano.

BMW nada contracorriente y abrirá una nueva planta, en San Luis Potosí, por 1.000 millones de dólares, en la que fabricará los Serie 3 para todo el continente.

El ministro de Exteriores mexicano

El nuevo ministro de Exteriores mexicano, Luis Vigaray, elegido precisamente para suavizar las relaciones con Trump, tiene mucho trabajo por delante. El nuevo ministro de Exteriores de México buscará una relación "digna" con el Gobierno Trump

De modo reciente destacó la fuerza negociadora del país iberoamericano "por la importancia que tiene para Estados Unidos en lo económico, lo político y lo social". "Vamos a negociar con una gran seguridad en nosotros mismos", afirmó.