Menú Buscar
Producción mundial de vehículos

Los fabricantes alemanes de vehículos se enfrentan a la mayor multa por pactar precios

Los principales actores del cuarto productor del mundo forman un cártel desde hace 25 años, según los medios locales, y se enfrentan a multa millonarias

01.08.2017 23:00 h.
3 min

La industria alemana de la automoción se tambalea. El cuarto productor mundial de vehículos está bajo sospecha por un posible cartel de algunos de sus principales actores. Lo ha destapado Der Spiegel. Las multas que puede imponer la Unión Europea a los reincidentes hacen temblar a los inversores.

La revista sostiene que BMW, Daimler y Volkswagen Group se reúnen desde la década de 1990, en particular para hablar de los sistemas de tratamiento de gases diésel. Si las investigaciones derivadas confirman las colusiones, Bruselas actuará con mano de hierro; la industria ha sido castigada por carteles ilegales en el pasado reciente.

Hasta 20.000 millones

La Comisión de la UE ha anunciado las investigaciones del posible cartel para fijar los precios y diseños de tratamiento de emisiones diésel y otras partes del vehículo. Hoy, las sanciones pueden alcanzar el 10% de los ingresos por ventas globales, aunque pueden quedar en papel mojado si las propias empresas entregan informes internos.

Como dato relacionado, un 79% (4,5 millones) de los coches fabricados en Alemania en 2015 se exportó. En 2016, BMW ingresó por este concepto 94.160 millones de euros; Daimler (Mercedes), 153.260 millones de euros, y Volkswagen (Audi, Skoda, Seat, Porsche), 217.270 millones de euros.

Línea fina

En esta línea, el editor del boletín informativo de la industria automotriz (AID), Peter Schmidt, ha advertido de que la reincidencia puede salir cara a la industria: “La UE los castigará más severamente para dar un ejemplo de una vez por todas”.

Por su parte, el analista de Macquaire Research, Christian Breitsprecher, ha explicado que la cooperación entre fabricantes era en cierto modo bien vista hasta hace poco: “La frontera entre acordar los estándares de la industria en beneficio de todos y las medidas que recortan la competencia pueden ser difíciles de definir”.

El arrepentido

Schmidt recuerda que Daimler ha pagado recientemente 1.000 millones de euros por participar en un cartel de camiones. Si se demuestra su segunda culpabilidad, “la multa sería al menos el doble”.

Parece que el arrepentido en esta ocasión ha sido Daimler, que ya fue sancionado por formar parte de un cartel de fabricantes de camiones y que, poco a poco, desde 2011, ha tratado de alejarse del grupo de BMW --que lo niega todo, pero ha roto conversaciones con el filtrador-- y VW —que también se habría autoinculpado, según la publicación—.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información