Las enfermedades cardiovasculares son la causa de un tercio de las muertes en Europa

Los datos muestran la existencia de dos Europas, según el número relativo de fallecidos por estas causas

04.10.2017 00:00 h.
3 min
Muertes por enfermedades del sistema circulatorio

Las enfermedades del sistema circulatorio fueron la causa de 1,8 millones de muertes en la Unión Europea en 2014, últimos datos disponibles. Ello representa un 37% de los más de 4,9 millones de muertes de la comunidad.

Por sexos, las mujeres tuvieron más muertes derivadas (994.600) de estas enfermedades que los hombres (838.100). Sólo en Reino Unido, Dinamarca, Irlanda y Chipre el sexo masculino registró datos superiores.

Por edades

Por edades, los infartos supusieron un 40% de los fallecimientos en mayores de 65 años; y un 22% en población menor de 65 años, según los datos que recoge Eurostat.

Los ataques de corazón se mantuvieron como la causa principal de muerte entre quienes fallecieron por problemas circulatorios, con 623.000 casos (34%), por delante de los accidentes cardiovasculares, que enterraron a 422.000 personas (23%).

Mucho riesgo en Bulgaria

Por países, en Bulgaria, dos de cada tres muertes (66%) fueron consecuencia de enfermedades cardiovasculares, mientras que en Rumanía (59%), Letonia (57%), Lituania (56%), Estonia (53%) y Hungría (50%) supusieron más de la mitad de los fallecimientos.

En contraste, los mejores números relativos los presentan Dinamarca (24%), Francia (25%), Reino Unido (27%), Holanda (28%), Bélgica (29%), Irlanda y España (30%) y Luxemburgo y Portugal (31%). Estos datos reflejan dos Europas diferenciadas: oriental y occidental.

La media de la Unión Europea fue del 37%.

Hábitos saludables

Como dato, los buenos números de España en comparación con otros países no quitan que estas enfermedades sean la primera causa de muerte en el país, por delante de tumores, enfermedades respiratorias y del sistema nervioso.

Un reciente estudio publicado en European Heart Journal (2016) descubrió que la dieta mediterránea está relacionada con una mayor esperanza de vida y puede reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón u otro tipo de infartos en personas que ya padecen enfermedades cardiovasculares. Ello ayuda a explicar también las diferencias entre las dos Europas.

Otro informe, publicado por la Fundación Española del Corazón, reduce un 30% el riesgo cardiovascular con la dieta mediterránea. Esto es, que los hábitos saludables amortiguan cualquier problema del sistema circulatorio. Por otro lado, un tercer documento de The Lancet explica, sin detallar los motivos, que el estrés laboral aumenta el riesgo un 23%.

¿Quiere hacer un comentario?