Menú Buscar
El diésel 'mata' a 7.500 personas al año en Europa

El diésel 'mata' a 7.500 personas al año en Europa

Los estudios registran que este combustible es responsable de todos los males mientras los países y las compañías de automóviles restringen su uso

19.09.2017 00:00 h.
5 min

El diésel es el nuevo enemigo de la humanidad. Hay que acabar con él cuanto antes, si se toman en consideración los estudios que lo señalan como causa de alergias y miles de muertes al año. Sin embargo, este camino paulatino hacia su eliminación no tardará menos de dos décadas. Países y productores comienzan a restringir su uso, mientras los usuarios piden ayudas económicas para cambiar de coche.

Nadie oculta que es hora de apostar por otro tipo de energías. No solo porque los combustibles fósiles son finitos, sino para cuidar la Tierra y a sus habitantes. El escándalo del diéselgate, por el que diversos fabricantes trucaban los mecanismos del coche para ocultar el exceso de emisiones de nitrógeno sobre las permitidas, supuso el último empujón para acabar con los automóviles de gasóleo.

El doble de fallecidos

El último informe antidiésel aparece con motivo de la Semana de la Movilidad Europea 2017, la campaña de concienciación para sensibilizar a los ciudadanos en relación con el uso del transporte público, la bicicleta y el ir a pie. El documento expone que el diésel es la causa de muerte prematura de 7.500 personas en el continente (datos de 2013), incluidas las 4.560 personas fallecidas por el diéselgate, el exceso de emisiones.

Este estudio del Instituto Meteorológico de Noruega, el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) de Austria y la Universidad Tecnológica Chalmers de Suecia cifra en 9.830 las muertes en la Unión Europea, Noruega y Suiza en 2013 por la contaminación de los coches diésel. Dice, además, que los decesos hubieran sido 5.270 sin el diéselgate, y 2.230 si la emisión de nitrógeno del gasóleo fuera tan baja como la de los coches de gasolina.

Enfermedades respiratorias o cardiovasculares

Las emisiones en sí no provocan la muerte. Los problemas graves aparecen cuando se juntan enfermedades respiratorias o cardiovasculares con la exposición a las partículas finas. El 90% de los 425.000 fallecimientos prematuros asociados en Europa con la contaminación del aire padecía alguna de estas dolencias. Desde 1990, los coches diésel han aumentado un 50% en el continente, hasta los 100 millones, y el nitrógeno emitido es hasta siete veces más alto de lo permitido.

muertes prematuras

Fuente: Instituto Meteorológico de Noruega, IIASA, Universidad Tecnológica Chalmers / CG

De acuerdo con el mapa realizado por los investigadores, el centro de Europa (en especial el norte de Italia) es la zona con mayor concentración de partículas finas. En el caso de España, séptimo país por número de muertes por el diéselgate (170 fallecidos), la región más afectada es Cataluña, sobre todo el interior de Barcelona y Tarragona, y puntos de la zona costera de Girona. Italia (1.560 muertos), Alemania (1.110), Francia (750) y Reino Unido (320) lideran la lista por la combinación de alta población y alto número de coches diésel.

Un plan de incentivos

Precisamente son estos países los primeros que han puesto fecha de caducidad al diésel. Por ejemplo, Francia y Reino Unido han fijado el 2040 como la fecha última para la venta de estos vehículos nuevos. Para entonces, muchos de los coches que hoy circulan estarán en el desguace, pero los usuarios estarían dispuestos a achatarrarlos hoy mismo si recibieran incentivos económicos: el valor actual del auto o la mitad del mismo. Son las respuestas de los británicos a preguntas de YouGov.

El informe Propietarios de coches diésel – Encarando el futuro recoge las respuestas de los británicos tras conocer el anuncio gubernamental sobre la prohibición de estos vehículos en 2040. Un 68% de los propietarios cree que debería recibir dinero para reemplazar su auto. Un 32% de los poseedores pediría el valor actual del coche; un 27% se conformaría con la mitad, y un 17% con un 40% o menos.

Estrictos

Un 52% de los propietarios de coches diésel opina que deberían prohibirlos, mientras el porcentaje asciende al 71 entre el total de la población. Por otra parte, del total de ciudadanos, un 19% apuesta por prohibirlos en 2022; un 19%, en 2027, y un 10% que deberían retirarlos de inmediato. Uno de cada diez propietarios de vehículos de gasóleo sustituiría ahora su auto por otro diésel.