El desplome del iPod y el auge del ‘streaming’: vidas paralelas

El reproductor de Apple ya es historia, mientras aumentan los compradores de Spotify y Apple Music

07.08.2017 23:00 h.
2 min
Ventas de iPods y suscriptores de música en 'streaming'

El negocio del iPod se esfuma al tiempo que el de la música en streaming coge velocidad de crucero. Es la rápida evolución de nuestros días. Lo que en 2001 era una revolución, una biblioteca con las canciones favoritas en un pequeño dispositivo, hoy es caduco y casi un objeto de coleccionista.

Los resultados trimestrales de Apple son contundentes: el negocio está en el iPhone (55% de los ingresos) y, después, en servicios como AppleCare y ApplePay (16%), ordenadores Mac (12%), tabletas iPad (11%) y otros, como Apple TV, Apple Watch, accesorios y auriculares Beats (6%). El iPod ya es historia.

Del 40% al 1%

El reproductor de audio digital de la firma de la manzana mordida supuso en su día (2006) hasta el 40% de los ingresos de Apple. En datos de 2014, los últimos publicados, representaba el 1%. Salvo el tirón que ha tenido el artilugio en los últimos dás por la película Baby Driver, el invento está muerto.

Desde que rozó los 55 millones de ventas en 2008, las caídas se han desplomado. Apple ha dejado de anunciar el iPod Shuffle y el iPod Nano, los últimos dispositivos sin conexión a internet. La caída coincide con la aparición de los nuevos métodos de consumo de música, esto es, el streaming, disponible en plataformas como Spotify y, más recientemente, en el servicio Apple Music.

La esperanza del sector

Los móviles han suplantado la función de los iPods en los países tecnológicamente avanzados. Como dato, Spotify sumó 10 nuevos millones de suscriptores de pago en el segundo semestre, hasta alcanzar los 60 millones —sobre una bolsa de 140 millones de usuarios—, el doble que Apple Music.

Precisamente estos servicios de streaming están llamados a liderar la recuperación del sector musical en los próximos años.

¿Quiere hacer un comentario?