Las contraseñas menos seguras

La necesidad de poner claves a todo lleva a repetirlas y a buscar códigos fáciles de recordar

Las contraseñas más inseguras
04.01.2018 00:00 h.
3 min

La tecnología evoluciona hacia modos más seguros de identificación personalreconocimiento digital y facial—. Sin embargo, hasta ahora todo quedaba cubierto con contraseñas (alarma, teléfono, ordenador, redes sociales y correo electrónico, entre muchas otras aplicaciones cotidianas). Ello ha llevado a muchos ciudadanos a repetir las claves o a utilizar algunas fáciles de recordar. Error y peligro.

Las contraseñas más comunes de 2017 incluyen relaciones numéricas (123456), alfabéticas (qwerty), una mezcla de ambas (abc123), o vocablos y expresiones tan habituales como football, password y iloveyou. Evidentemente, los hackers se frotan las manos, más ahora que queda claro que prácticamente toda la seguridad en la red está en entredicho.

Utilizar varias claves

¿Cómo se conocen las contraseñas más habituales si son, en teoría, secretas? Los piratas informáticos tienen la llave; SplashData realiza una lista mediante datos extraídos de más de cinco millones de claves filtradas. Las más habituales, año tras año, son 123456 y password.

Contrasenas inseguras 2017

Las contraseñas más inseguras del mundo

Ante esta situación, los expertos en ciberseguridad sugieren emplear letras y números aleatorios, y también caracteres, a la hora de poner una contraseña. E igual de importante es no usar el mismo código para más de una cuenta. En caso contrario, si los hackers se hacen con las señas secretas de un usuario el desastre será evidente.

Existen aplicaciones de administración de contraseñas, como 1Password, LastPass y SplashID, para ayudar a recordar y gestionar las diferentes claves.

Evitar la compra de nuevos productos

En esta línea, las contraseñas débiles ponen en riesgo los dispositivos del internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés). Es decir, aquellos que tienen conectividad de red y están equipados con tecnología integrada que les permite interactuar entre sí o con el entorno, según un análisis reciente de Kaspersky Lab.

Por ello, el IoT se ha convertido en un objeto muy atractivo para los cibercriminales. Kaspersky Lab ha analizado ocho dispositivos inteligentes al azar (un cargador, un coche de juguete controlado desde una app, un asistente personal, una cafetera inteligente, un aspirador inteligente, una plancha inteligente, una cámara inteligente y un reloj inteligente) y ha resuelto que sólo uno de ellos satisfizo las exigencias de seguridad.

Los analistas sugieren realizar una búsqueda en internet sobre la vulnerabilidad de los dispositivos, así como evitar la compra de los productos que acaban de salir al mercado, ya que pueden tener problemas de seguridad que todavía se desconocen.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información