Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Instalaciones de ChemChina | CG

China certifica la conquista de Europa y EEUU: invierte 200.000 millones en empresas de Occidente

La potencia asiática pulveriza su registro de inversión en compañías del mercado extranjero para seguir creciendo

3 min

China progresa mejor que adecuadamente. La potencia asiática cerrará 2016 con una nueva marca de inversión estratégica en empresas extranjeras. El país más poblado del mundo se sube a la ola de la globalización a través de fusiones y adquisiciones (M&A), especialmente en Europa y Estados Unidos, con el objetivo de esquivar las políticas proteccionistas crecientes e impulsar el crecimiento.

Son datos recopilados por publicaciones económicas de prestigio: las empresas chinas han invertido más de 200.000 millones de dólares en lo que va de año en compañías de todo el mundo, en forma de fusiones y adquisiciones en los países de origen. La transición de una economía exportadora a otra basada en el consumo interno dispara estas políticas.

Pirelli

El crecimiento entre 2007 y 2013 fue sostenido, con convenios dominados por SOE (empresas estatales, por sus siglas en inglés) de China que compraron compañías de materias primas --mineral de hierro en Australia, minas de cobre en África-- y firmas energéticas --como Nexen Inc, de Canadá, por 14.300 millones de dólares (2012)--.

Los megaconvenios de China con empresas del resto del mundo | CG

Las inversiones se han disparado desde entonces: de los alrededor de 60.000 millones de dólares destinados a M&A en 2013, a los más de 200.000 millones de 2016, incluido el intento de adquisición por 44.000 millones de dólares de Syngenta, con sede en Suiza, por ChemChina. Es la misma compañía que se hizo con Pirelli por más de 9.000 millones de euros.

Participación en todos los sectores

Las operaciones son cada vez mayores, tanto en número como en volumen. Un dato llamativo es que hay registradas 452 operaciones en Europa y Estados Unidos en el último ejercicio, por valor de 88.500 millones de dólares. La participación se nota en todos los sectores, si bien son muy agresivos en la compra de tecnológicas, bancos e inteligencia para desarrollar productos con los que competir en calidad con los occidentales. También están muy atentos al sector agrícola y alimentario.

Los entendidos concluyen que es más fácil la adquisición de una empresa que la inversión en instalaciones y personal desde cero, ya que esto último es más barato en China.