Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El 'arca de Noé de las semillas' cumple 10 años

El 'arca de Noé de las semillas' cumple diez años

La bóveda de Svalbard (Noruega) contiene 890.886 muestras, pero puede guardar 4,5 millones

3 min

Es el arca de Noé de las semillas y acaba de cumplir diez años, mucho más tiempo que los 40 días y 40 noches que navegó la embarcación cargada con parejas de todos los animales que se cita en el Génesis y que libró del mal a la humanidad.

La inauguración de esta instalación, financiada por Microsoft, Rockefeller y Monsanto, se produjo el 27 de febrero de 2008. Y el objetivo de la obra es, de modo oficial, la preservación de las semillas de los principales cultivos ante posibles catástrofes provocadas (guerra, lluvia radioactiva) o un cambio climático extremo.

Presente... y futuro

Sin embargo, su función no es solo la de reponer semillas en las regiones devastadas (Alepo, en Siria, ha pedido muestras para repoblar sus cultivos, eliminados por la guerra). Estas semillas también servirán para desarrollar los cultivos del futuro, más resistentes.

boveda semillas noruega

La bóveda de semillas de Noruega

La Bóveda Global de Semillas Svalbard, en Noruega, es un refugio subterráneo que contiene ya 890.886 muestras de casi todos los países del mundo —España ha iniciado los trámites para participar—, aunque tiene capacidad para 4,5 millones, el doble de las semillas únicas conocidas. Guarda semillas duplicadas de 1.700 bancos de genes.

Los bancos de semillas de los países envían las muestras en sobres, habitualmente envasadas al vacío, dentro de cajas que nunca se abren. La mayoría son cultivos de los alimentos más demandados, trigo y arroz (de arroz tienen 150.000 variedades).

Obras de mejora

Este décimo aniversario coincide con las obras de mejora de la bóveda, dado que el calentamiento global​ provocó el deshielo del permafrost en 2016, inundando el acceso y amenazando los cultivos. Los científicos están pendientes de ello, mientras las autoridades refuerzan el túnel y abren zanjas de drenaje exterior.

No deja de ser curioso este episodio, ya que la entrada del búnker está a tal altura que permanecería seca si el nivel del mar subiese 30 metros como consecuencia del deshielo de los polos.

30 millones de euros anuales

Quienes gestionan la bóveda son el gobierno de Noruega, mediante la empresa Statsbygg; el banco genético del país, y la oenegé Global Crop Trust.

El coste de mantenimiento de la bóveda asciende a 30 millones de euros anuales.