Arabia Saudí abre el mar Rojo al turismo de lujo

El reino apuesta por el sector terciario para mejorar la imagen internacional y reducir su dependencia del petróleo

4 min
Proyecto El Mar Rojo, de Arabia Saudí
03.08.2017 23:00 h.

Algo se mueve en el golfo Pérsico. Los países de la zona quieren agradar al mundo. Qatar lleva años trabajando su internacionalización a base de talonario, algo que le ha costado —entre otras causas— el boicot de sus vecinos, especialmente de Arabia Saudí, que veía peligrar el liderato en Oriente Medio.

Cabe recordar que Arabia Saudí es un país en guerra y que la muerte del rey Abdalá, en 2015, dio paso a un período de mayor cerrazón, con la llegada al trono de su medio hermano Salmán. Pero las circunstancias provocan cambios, tanto en nuestro 2017 como en su 1438, actual año islámico, y el reino ha decidido abrirse al turismo —casi ausente hasta ahora en la región, salvo los peregrinos—. Al turismo de lujo.

Diversificar la economía

La apuesta de Arabia Saudí pasa por convertir cientos de kilómetros de su costa del mar Rojo en un destino semiautónomo de viajes de insostenible lujo —porque el lujo es insostenible—, como el que disfrutan algunos ciudadanos locales montados en coches inalcanzables para la mayoría de los mortales. Cosas del petróleo. Y, claro, porque pueden llenar el depósito sin problemas: por 22 céntimos el litro.

Pero Arabia Saudí, mediante el fondo saudí soberano (PIF, por sus siglas en inglés), quiere no solo abrirse —un poco— al mundo, sino impulsar su economía —mermada por la guerra con Yemen— y reducir su dependencia del oro negro, producto algo devaluado en los últimos meses. El proyecto cubrirá 50 islas vírgenes y 34.000 kilómetros cuadrados en la costa del mar Rojo y, como el que paga manda, tendrá menos restricciones en materia de vestimenta, segregación de géneros y otras normas conservadoras.

Enclave exclusivo

El paraje se extenderá entre las ciudades de Umluj y Al Wahj, separadas por 200 kilómetros. Intervendrán en el negocio “las compañías hoteleras líderes en el mundo”, según ha revelado PIF esta semana. Además, la zona contará con vías de acceso por mar y aire y libres de visado “para la mayoría de nacionalidades”. La construcción del aeropuerto, los hoteles y las residencias de lujo comenzará en 2019 y concluirá en 2022.

ruinas arabia

Ruinas de Mada'in Saleh, en Arabia Saudí

El reino vende el valor ecológico del proyecto, ya que la región está a pocos kilómetros de “una de las reservas naturales más diversas del reino”, que incluye volcanes dormidos “cautivadores”. La estancia permitirá al viajero adinerado visitar las ruinas de la antigua ciudad de Mada’in Saleh, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco​.

Todo el año

El país busca “crear un sector hotelero que funcione todo el año” —las temperaturas lo permiten— y “promover la conservación cultural y el estímulo económico”. El proyecto creará 35.000 empleos y aportará al reino más de 3.300 millones de euros anuales, según las estimaciones. Será cierto que las regiones con mas son más abiertas.

El príncipe heredero, Mohammed bin Salmán, lleva las riendas de PIF.

¿Quiere hacer un comentario?