Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un paciente con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) utiliza un dispositivo de seguimiento ocular / HOSPITAL DE BELLVITGE

Vueling se implica de forma activa en la lucha contra la ELA

La aerolínea promueve junto con Idibell una campaña de sensibilización sobre esta enfermedad neurogenerativa para recaudar fondos para su investigación

5 min

Vueling ha puesto en marcha un proyecto solidario en favor de la investigación y sensibilización sobre el ELA (Esclerosis lateral amiotrófica). La aerolínea, especialmente activa a la hora de contribuir a la mejora de las condiciones de vida de las personas vulnerables, colabora con el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell), con la que ha emprendido la campaña 'Elles contra l'ELA’.

Esta colaboración se enmarca en la apuesta de Vueling por la responsabilidad social, que, a través de iniciativas de acción social como esta fomenta la recaudación de fondos y donaciones.

Torneo de fútbol femenino

En este caso, hasta el 21 de junio se llevarán a cabo iniciativas para promover donativos mediante un código Bizum y un torneo de fútbol 7 femenino, el I Torneo 'Ellas contra la ELA', que disputarán 16 equipos los próximos días 11 y 12 en el complejo deportivo de la Mar Bella - Instalación Agapito Fernández. Los beneficios irán destinados a la investigación de esta enfermedad. Las inscripciones están abiertas en la web de la campaña www.ellescontraela.org.

También tendrán lugar otras actividades deportivas para todos los públicos como clases de yoga y actividad física, así como charlas informativas sobre la enfermedad y su abordaje multidisciplinar para pacientes y familiares. La entrega de premios se realizará el domingo 12 de junio y correrá a cargo de Patri Guijarro, jugadora del FC Barcelona.

Una campaña coral

El proyecto está impulsado por el grupo de investigación en enfermedades neurológicas neurogenéticas del Idibell y la Unidad Funcional de Enfermedad Motoneurona del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Bellvitge. Cuenta además con el apoyo de la Fundación Catalana de la ELA Miquel Valls y la Universidad de Barcelona (UB) y está apadrinado por Carlota Planas Riera, fundadora de la agencia de representación “Unik Sports Management”.

“Colaboramos e invertimos en causas de asociaciones e iniciativas solidarias que promueven la investigación para resolver enfermedades como la ELA para así mejorar el bienestar de nuestra sociedad. Con este apoyo reafirmamos nuestro compromiso y aspiración de ser un actor relevante y un motor de cambio comprometido con el planeta y las personas”, explica Ana Fernández, Chief Communications and Public Affairs Officer de Vueling

¿Qué es la ELA?

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una enfermedad neurodegenerativa que afecta a las neuronas motoras del cerebro, tronco encefálico y médula espinal, que son las células encargadas de transmitir la orden del movimiento voluntario del cerebro a los músculos, provocando que el cerebro pierda la capacidad de controlar el movimiento muscular.

En consecuencia, las personas que padecen esta enfermedad presentan atrofia muscular que avanza provocando parálisis progresiva y que puede afectar a la capacidad de habla, deglución y respiración.

Origen desconocido

Actualmente no se conoce el origen o causa de la ELA pero, en cambio, sí se asocia a ciertos factores de riesgo como la presencia de mutaciones genéticas o el envejecimiento. El doctor Pol Andrés Benito, Investigador Principal del grupo de investigación en enfermedades neurológicas y neurogenéticas del Idibell, y miembro de la Unidad Funcional de Enfermedad Motoneurona del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Bellvitge, señala que también se ha demostrado que tiene una estrecha relación con la práctica deportiva de alta intensidad.

“Practicar deporte es saludable. Sin embargo, históricamente, un factor de riesgo de sufrir ELA ha sido la práctica deportiva de alta intensidad por parte de los hombres profesionalizados. Sin embargo, con el auge del deporte femenino, este hecho puede empezar a cambiar. La adquisición de nuevos estilos y roles de vida por parte de las mujeres con el avance de la sociedad puede hacer que nuevos factores, tanto de riesgo como protectores, afecten a la incidencia de la enfermedad.