Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
De izquierda a derecha: El consejero delegado de Baxi,Jordi Mestre; la directora de Crónica Global, Cristina Farrés;el director general de Glass Solutios, Javier Fernández, el director general de Shneider Electric, Luis Catalán. Vivienda saludable y efici

Vivienda saludable y eficiente, el reto de la construcción 4.0

ÁVIT-A profundiza sobre los beneficios de la transformación del sector hacia la industrialización, junto a las empresas colaboradoras de su proyecto

16 min

La crisis del Covid ha puesto de manifiesto la urgente necesidad de habitar en espacios más sostenibles y saludables. Más allá de minimizar el impacto de la actividad humana en el medio ambiente, la concepción de la salud desde un punto de vista integral ha pasado a formar parte de la agenda sostenible de empresas y administraciones. En este contexto, la vivienda representa un lugar fundamental en el que cada elemento que la compone es importante: desde la climatización, a la calidad de los materiales, el gasto energético o a la incorporación de soluciones digitales en el hogar.    

Para integrar todos estos aspectos, la transformación digital y la construcción industrializada juegan un papel clave. El sector genera el 39% del dióxido de carbono (CO2) emitido a la atmósfera en todo el mundo, el 30% de los residuos sólidos y el 20% de la contaminación de las aguas, según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). 

Un nuevo paradigma en la construcción

La buena noticia es que existe un nuevo modelo de construcción que permite recortar de forma destacable estos porcentajes. La industrialización del proceso está llamada a hacer un cambio de paradigma definitivo en el sector. Supone el mínimo impacto para el medio ambiente, garantiza los máximos estándares de calidad en las viviendas, reduce los plazos de entrega y es capaz de democratizar los precios del confort. Este es el fin de ÁVIT-A, sistema integral de construcción industrializada de Grupo AVINTIA, que acaba de presentar su estrategia para transformar el sector inmobiliario

Crónica Global organizó una mesa redonda con el objetivo de profundizar en este proyecto, en la que participaron el director general de Avintia Industrial, José Ignacio Esteban; el director general de Profine Iberia, KÖMMERLING, compañía líder en fabricación de perfiles de PVC para ventanas, puertas y persianas, Javier Bermejo; el director general de Glass y Glassolutions en España y Portugal de Saint-Gobain, el fabricante de materiales para estructuras y de alto rendimiento, Javier Fernández; el CEO de de Baxi, la empresa especializada en climatización, Jordi Mestre; el director general de B2B, del gigante de la electrónica LG, Francisco Ramírez; y el Channel Manager de Schneider Electric, la multinacional europea especialista en gestión de la energía y automatización del hogar, Luís Catalán.

Sistema digitalizado y colaborativo

Para José Ignacio Esteban, una de las claves para conseguir que la vivienda sea saludable y eficiente es que las empresas sean capaces de generar conciencia. “En muchos casos, el deterioro de los componentes de una casa hace que esta no sea saludable, y es a través de la concienciación cómo se consigue que el usuario demande viviendas de calidad. Por eso, cuando nos enfocamos en la sostenibilidad, no solo es en el medio ambiente, sino en entender que la casa ha de ser respetuosa con quien vive dentro”, explicó el director general de Avintia Industrial.

En este sentido, la apuesta de la compañía es renovar totalmente el modelo de construcción. Se basa en un sistema automatizado y colaborativo, un revulsivo en el sector. Ha propiciado algo inaudito hasta la fecha y que tiene sus consecuencias en el producto final. Ahora, los partners y fabricantes implicados en diseñar cómo serán los hogares que se fabricarán participan en su concepción desde el primer momento. Incluso colaboran en desarrollar de forma conjunta los elementos

Una foto de grupo de los directores de las respectivas empresas que participaron en la mesa redonda / CG
Una foto de grupo de los directores de las respectivas empresas que participaron en la mesa redonda / CG

Una vez se ha definido hasta el más mínimo detalle del edificio, la mayor parte se construye en la fábrica y luego se traslada a la obra para el montaje final. “En la obra tradicional --puntualizó Javier Bermejo-- es imposible prever los costes exactos, ni la cantidad de residuos generados, ni ofrecer unas garantías de calidad tan elevadas, puesto que normalmente se define cómo se va instalar la carpintería cuando ya está el muro hecho”. Relata que “el último de la cadena, que no ha participado en ningún proceso anterior, decide cómo va a instalar esa ventana”. Esto propicia un mayor gasto de material y que se tengan que duplicar trabajos ya realizados por una cuestión tan sencilla como que nadie preparó el muro para que se instalase la ventana de forma sencilla porque los industriales no se hablan entre ellos. 

Ahorro energético

Según el director general de Profine Iberia de KÖMMERLING, una de las ventajas principales de trabajar de forma sincronizada es que, además de la eficiencia en la construcción, se consiguen proyectos con valores muy altos de aislamiento térmico y acústico. “Están conectados desde el proceso de diseño y fabricación hasta el ensamblaje. Gracias a este sistema tan controlado, sabemos que esos niveles de aislamiento definidos en el diseño se van a mantener en el momento de la ejecución”, explicó Bermejo. Y este hermetismo de las casas garantiza uno de los puntos clave para que una vivienda sea eficiente: el ahorro energético.  

Precisamente, las edificaciones de ÁVIT-A constan de la certificación medioambiental BREEAM y “consiguen mejorar las exigencias de la norma en cuanto al certificado técnico de consumos de energía primaria, así como de emisiones de CO2”, en palabras de José Ignacio Esteban. 

Innovación tecnológica

Impulsar el ahorro energético requiere no solo de materiales de calidad excelente, sino también de soluciones tecnológicas innovadoras. En este aspecto, Luís Catalán destacó la importancia de que los sistemas estén bien estandarizados. “Todos los procesos están digitalizados. Así, con la sensorización, la ciencia de datos y con otras innovaciones tecnológicas, se consiguen grandes mejoras que deben seguir un estándar para mejorar las viviendas”, destacó. 

“Con este trabajo colaborativo, podemos vertebrar e integrar instalaciones conectadas, de las que luego extraemos un modelo de datos que nos permite optimizar la gestión y la explotación del edificio”, añadió el Channel Manager de Schneider Electric. Es decir, se puede extraer información del inmueble para llegar incluso a un escenario ideal de que te avise ante una posible incidencia por el uso que se hace de, por ejemplo, el sistema de calefacción. Una mejora tecnológica que ya tenemos asumida que está instalada en un vehículo motor pero que, hasta la fecha, solo los bolsillos más abultados se pueden plantear instalar en su vivienda. 

 Mantenimiento predictivo en el hogar

Esta barrera de entrada también se supera con la construcción industrializada con los ahorros de coste generales. Además, ofrece innovaciones cuyo diseño es suficientemente sencillo para que el usuario final las pueda usar sin problemas. De hecho, para Jordi Mestres, uno de los aspectos diferenciales de la construcción industrializada es que al estandarizar los procesos se logra más comodidad para el inquilino. “Antes te entregaban una vivienda y ahí te quedabas tirado. Después tenías un problema, al cabo de tres o cuatro años, y no sabías identificar dónde estaban los tubos, la caldera, ni cómo resolver el problema”, afirmó. 

“Por eso, --añadió el CEO de Baxi-- la industrialización permite que todos los servicios sean accesibles y simples de entender, además de ofrecer un mantenimiento predictivo mediante el cual es posible anticiparse a las averías a través de la empresa proveedora de servicios”. Se borra la brecha digital que pudiera existir en el pasado. De nuevo, un reto que la industria de la automoción ha superado de forma mucho más ágil. 

Economía circular 

El internet de las cosas (IoT) en el hogar es otro de los elementos imprescindibles para tener una casa previsible. En este sentido, en el modelo de ÁVIT-A todos los productos que se integran en la vivienda son capaces de interactuar con el usuario y optimizar la eficiencia, la salubridad y el confort. Francisco Ramírez, director general de B2B de LG, señaló que estos servicios integrados también son fundamentales en cuanto a la sostenibilidad a largo plazo, así como apostar por “productos de alta calidad y durabilidad. De esta manera, el usuario no tendrá que cambiar tantas veces estos productos, lo cual tiene un impacto positivo en el medio ambiente. Además, al final de la vida de cada producto, lo reciclamos al 100% ”, explicó Ramírez.

El ponente de LG quiso destacar que ÁVIT-A ha permitido que las garantías las ofrezcan tanto la constructora como las marcas que colaboran sean garantes de sus productos. “KÖMMERLING da garantías a sus ventanas, Saint-Gobain a sus cristales, LG en todos los electrodomésticos. Incluso queremos introducir el leasing en la construcción de manera que el usuario pague un alquiler que le incluya los con electrodomésticos”, indicó.

Oportunidad de los Fondos Next Generation

Un plan de construcción sostenible de esta envergadura, supone una gran oportunidad para ser candidato a los Fondos Next Generation, un paquete de ayudas de 750.000 millones de euros, de los cuales cerca de 150.000 millones están “preasignados” a España. 

Estos se destinarán a proyectos que  ayuden a alcanzar la neutralidad climática en Europa en 2050, y a acelerar la transformación digital de la economía. A pesar de ello, Javier Fernández, director general de Glass y Glassolutions en España y Portugal de Saint-Gobain, consideró que las empresas no han de tener como objetivo cobrar estas ayudas, sino el valor que aportan. “Este cambio en el sector ya lleva años funcionando en otros países, que van algo más avanzados. Por ello, lo importante no es enfocarse en conseguir los fondos, sino en la importancia del objetivo que queremos conseguir aquí: trabajar sobre el valor del edificio a largo plazo”, explicó el directivo de Saint-Gobain.

Reducción de costes

Entonces, ¿qué hay que hacer para mejorar en España? Para José Ignacio Esteban, la línea en el sector es muy clara: “La construcción debe cambiar hacia el modelo industrializado. En Europa generamos del orden de 500 millones de toneladas de residuos. Además, los oficios tradicionales de la construcción no tienen un relevo generacional, es un sector cada vez más envejecido. Esto se transforma con la industrializada, ya que al incorporar la transformación digital necesita personal más especializado”, afirmó.

La reducción de costes --desde la financiación, al precio final de la vivienda-- es otra de las ventajas que destacaron los ponentes. “Al llevar a cabo la obra en menos tiempo, sin contratiempos y en un espacio controlado, los precios pueden ser más bajos que en la obra tradicional”,  explicó Javier Bermejo. Es precisamente por este motivo por el que se facilita el acceso a unas innovaciones que cuentan con una barrera de entrada destacada, la del precio.   

Los beneficios del ‘build to rent’

De hecho, el director general de ÁVIT- A aseguró que la empresa se ha orientado mucho al ‘build to rent’ (construir para alquilar) a raíz de la crisis del Covid-19. “Las viviendas de alquiler van a dar un vuelco al mercado. Ya no vamos a construir solo por el beneficio final de la venta, ahora entrará el de operación a 70 años, lo que supone una reducción de costes importantes a largo plazo”, manifestó. 

Una foto de grupo de los directores de las respectivas empresas durante la mesa redonda / CG
Una foto de grupo de los directores de las respectivas empresas durante la mesa redonda / CG

Javier Bermejo, además, expresó su confianza en que también en el corto plazo la construcción industrializada reducirá costes. “Es posible que, sobre proyecto, el coste de una construcción tradicional sea más económico, pero una vez se ha ejecutado esos costes se disparan por las contingencias”, relató el director general de Profine Iberia de KÖMMERLING, “en cambio, con el modelo que aporta ÁVIT-A se puede garantizar que el precio va a ser el mismo que con el que se cuenta desde un primer momento, porque ya se tiene todo analizado”. 

La mayor trazabilidad y previsibilidad de los proyectos también tiene, al final, un impacto sobre el precio. Y beneficia, de forma especial, al arrendatario o comprador.