Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los seguros de hogar pueden cubrir imprevistos muy caros

Lo barato sale caro: abaratar coberturas deja riesgos sin atender

Algunas coberturas que la mayoría de los usuarios desconocen pueden resultar de gran ayuda ante imprevistos poco usuales

6 min

Las propiedades que más valoramos, y que implican un desembolso considerable, suelen contar con un seguro que las respalde. En el caso de los vehículos existe una normativa mediante la cual todo aquel que es propietario de un coche que circulaspor las carreteras debe contar, como mínimo, con el seguro básico, que es el conocido como seguro a terceros. Con este tipo de seguros lo que se cubre es a la otra parte implicada, en el caso en el que se produzca un accidente, pero son muchas las situaciones que se pueden dar que hacen que el contar con un seguro con mayores coberturas resulte ser más ventajoso. Ahora mismo, que es temporada alta y que la gente coge más el coche, para viajar resulta muy interesante el saber que cuando uno se pone al volante hay una empresa detrás que se hace cargo en el caso de que se requiera de asistencia en la carretera, por ejemplo.

Pese a todo, hay quienes no contemplan estas situaciones y, por contar con un seguro más económico a priori, acaban pagando más por tener que desembolsar, directamente de su bolsillo, todos los costes que no están contemplados en su póliza. En este caso en concreto nos hemos querido centrar más en los seguros de hogar. Una vivienda supone uno de los mayores gastos a los que se enfrenta una persona a lo largo de toda su vida y, además, es donde se suele tener a la familia por lo que cuidar de ésta, supone cuidar de ellos. A diferencia de los seguros de coches que, como comentamos, requieren como mínimo de un seguro básico, los seguros de hogar no son obligatorios, pero sí que son muy recomendables. Precisamente estos seguros están ahí para hacer frente a situaciones que uno no espera pero que, de no tener seguro, pueden resultar tremendamente costosas, como pueden ser daños por fuego, una avería en el tendido eléctrico o una inundación.

Estos son los principales motivos por los que contar con un seguro ampliado es una buena opción y, además, resulta ser más económico para hacer frente a situaciones como las comentadas.

  1. La obligación pasa por contar con una hipoteca. Antes de continuar sí que hay que hacer un matiz y es que, aunque el seguro de hogar no es obligatorio, la entidad bancaria a quien se pide una hipoteca es muy habitual que así lo exija. A fin de cuentas, está realizando un préstamo por un bien que prefiere que esté asegurado por si acaso ocurre algo. En este sentido también hay que aclarar que no hay obligación de que dicho seguro se haga con una determinada compañía, incluso aunque lo proponga el banco en cuestión. De ser el caso la mejor idea pasa por contemplar todas las opciones que existen para elegir aquella que resulte ser la más adecuada. Un simple comparador por Internet, que son fáciles de usar y gratuitos, ayudará mucho en esta tarea.

  2. Es una pequeña inversión que se traduce en una gran tranquilidad. Aunque mucha gente piensa que los seguros de hogar son muy costosos, nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que como existen tantas opciones en el mercado las diferentes compañías han lanzado ofertas para todos los públicos y se trata de un gasto pequeño que, simplemente, hay que incluir con el resto de las facturas.

  3. Se puede reconstruir la vivienda si algo sucede. Lamentablemente no se pueden prever los imprevistos y, tratándose de una vivienda, los imperfectos que éstos acarren pueden suponer un desembolso más que importante en un momento donde se ha perdido ese hogar o donde, al menos, se requiere de una inversión para poder seguir disfrutando de él como era habitual. El tener un seguro de hogar es el saberse despreocupado por estas situaciones. Los incendios, sobretodo en verano, no son tan infrecuentes y muchas casas quedan cerca de bosques o similares que son más proclives a sufrir ese tipo de accidentes. Es un buen ejemplo de viviendas que, más si cabe, deberían tomar medidas.

  4. Recuperar el contenido. Cuando algo ocurre en una vivienda no se trata sólo de conseguir que ésta vuelva a estar como al principio. Por norma general, en su interior se encuentran muchas otras cosas que van desde ropa a muebles, pasando por electrodomésticos y cosas personales. En el caso en el que suceda, por ejemplo, un robo el tener ese seguro de hogar implica el que será más fácil reemplazar todo aquello que se ha perdido.

  5. Protege tu inversión. Sólo quien se ha enfrentado a la compra de una vivienda sabe el esfuerzo que su pago puede suponer. ¿Por qué dejar todo al azar? Con un seguro de hogar se protege esa inversión realizada.

  6. Es una forma de contar con un lugar para vivir. Siguiendo con el ejemplo puesto,en el caso en el que una vivienda sufra daños por fuego, el tener un seguro de hogar puede garantizar el que esa familia tenga un lugar donde alojarse el tiempo que requieran las oportunas reformas.