Menú Buscar
Los trabajadores de pequeñas y medianas empresas en España han ido aumentando

Internacionalizar las pymes españolas en un programa de dos pasos

El proyecto Xpande ofrece una ayuda a las pequeñas y medianas empresas españolas para que mejoren sus fortalezas y neutralicen sus debilidades, de cara a su salto al mercado internacional

17.12.2018 00:00 h.
5 min

Las pequeñas y medianas empresas representan una de las principales fuerzas en el desarrollo económico de un país. En mayo de este año España contaba con 2.876.302 empresas, según datos proporcionados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social (MEySS). Esto representa el 99,8% del tejido empresarial del país. Además, estas compañías generan el 66% de empleo y son las que principalmente mueven la economía española, frente al 1% constituido por las grandes multinacionales.

La actividad emprendedora en España aumenta cada vez más. Las pymes del país han aumentado su competencia, se han reinventado y se preparan para salir al mercado internacional. Por esta razón, la Cámara de España y, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), creó el programa Xpande, un proyecto que tiene el objetivo de potenciar las fortalezas de las pequeñas y medianas empresas, neutralizar sus debilidades y capacitarlas para crecer en los mercados regionales, nacionales e internacionales.

Distribución de los trabajadores por sectores en las pequeñas empresas de España

Así es la distribución de los trajadores por sectores en España según el MEySS

Programa Xpande

Lanzarse al exterior no es una tarea fácil. Para muchas empresas dar este salto es complicado si no cuentan con ayuda o asesoramiento. Es por esto que la Cámara de España y la red de Cámaras de Comercio territoriales, pusieron en marcha uno de los programas de ayuda más importantes para impulsar a las microempresas españolas a expandirse más allá de nuestras fronteras a través de la innovación.

Para participar en el programa, los autónomos y las pequeñas y medianas empresas deben presentar una solicitud a la Cámara de Comercio de su región. En Barcelona, este 2018 se han realizado dos convocatorias que han cubierto 29 plazas. En este sentido, desde el 18 hasta el 21 de diciembre de este año se realizará un último periodo para recibir solicitudes para la última plaza disponible que el proyecto financiará. Luego de este paso, y si se cumplen todos los requisitos, un técnico especialista en internacionalización asesorará a la pyme gratuitamente durante aproximadamente 80 horas. Este es el comienzo de la Fase I del programa.

Dar el salto

En el primer paso del programa --o durante la Fase I-- el personal de  la Cambra de Barcelona junto a la Unidad de Inteligencia de la Cámara de España hará un estudio para conocer el negocio y priorizar los mercados en los que la pyme podría tener mayor oportunidades. Del mismo modo, analizará a sus competidores y definirá sus clientes potenciales. Luego de esto, creará una estrategia de entrada a estos mercados para saber cuáles son los canales más adecuados. A su vez, definirá una estrategia de marketing y comunicación, clave para el crecimiento de la pyme.

Al final de esta primera fase, se diseña un plan de actuación con un calendario de actividades hacia la internacionalización y además, se define el plan económico-financiero con el que la pyme deberá contar. En este sentido, luego se implementa una fase posterior para hacer el seguimiento de la ejecución del plan. Cada pyme puede recibir ayudas económicas de FEDER por el 40% de los gastos, con un límite de ayuda máxima de 3.600 euros por empresa.

Aprovechar las oportunidades

El programa empodera a las empresas para que aprovechen las oportunidades que el mercado internacional les ofrece. Es una meta que cada pyme sea consciente de su valor y de los planes de inversión que deben implementar para expandirse al mercado internacional, apostando por la innovación y por todas las herramientas que podrían aprovechar.

Asimismo, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 90% del tejido empresarial mundial está representado por estas pequeñas y medianas empresas. Esto representa alrededor del 60% del empleo y la mitad del PIB a nivel global. Se trata de empresas capaces de adaptarse a la era digital, que representan un menor costo de infraestructura. Además, su amplia capacidad para crear oportunidades de trabajo y distribuir ingresos, fomenta el desarrollo económico de cualquier nación. Cada programa creado para apoyarlas es necesario para la sostenibilidad de la economía de un país.