Menú Buscar

Desde hummus hasta palomitas con sal del Himalaya: así es el nuevo menú de Vueling

La compañía mejora su oferta gastronómica y tiene en cuenta a los diferentes colectivos: vegetarianos, hebreos y musulmanes

Una imagen de uno de los productos del menú de Vueling
04.08.2018 00:00 h.
6 min

Las nuevas tendencias alimentarias están generando importantes cambios que van más allá del sector de la restauración. El auge de la preocupación por lo que se come, junto con el crecimiento de los colectivos vegetarianos y veganos, han provocado que algunos platos que antes estaban condenados a la marginalidad, ahora se hayan convertido en elementos indispensables de nuestra dieta.

Así lo demostró el último estudio de The Green Power, elaborado por la consultora Lantern, según el cual el número de restaurantes especializados en comida vegetariana y vegana se había duplicado en apenas cinco años, pasando de 353 en 2011 a 703 en 2017.

Un mercado en auge

Pero no sólo debe tenerse en cuenta el aumento de los restaurantes especializados en este tipo de dietas para calibrar la gran transformación que se está viviendo en el sector de la alimentación. Además de esta nueva oferta, la gran mayoría de restaurantes han optado por incorporar platos vegetarianos y veganos en sus cartas ante este tipo de demanda, que cada vez supone una fuente de ingresos más importante para el sector de la alimentación. De hecho, según el mismo informe citado, para 2020 está previsto que el mercado global de productos veggies alcance cifras superiores a los 4.200 millones de euros a nivel mundial.

Bajo este contexto, y bajo la premisa de renovar la carta dos veces al año, Vueling ha decidido lanzar un nuevo menú este verano que se adapta a la perfección a estas tendencias alimentarias. Desde la aerolínea consideran que tanto el perfil del turista como las necesidades del cuerpo varían según la época del año y por ello, en los meses de abril y octubre ofrecen una renovada propuesta gastronómica a bordo.

Con una apuesta clara por los ingredientes saludables y frescos, y con una carta mucho más internacional, la compañía aérea pretende contentar a todo tipo de consumidores: vegetarianos, veganos, flexitarianos, kosher y halal.

Asimismo, el Menú Vueling ha actualizado la imagen de la carta, que es ahora mucho más fresca, coincidiendo con los meses más cálidos del año y con el tipo de productos ofertados, siempre con una ligera imprenta mediterránea.

El aperitivo estrella

Una de las propuestas más innovadoras de la compañía es la incorporación de las palomitas con sal del Himalaya, que se cocinan al aire caliente, un método que no requiere el empleo de aceites. Además se trata de un producto ecológico, ya que estas palomitas se preparan a partir de una selección de granos no transgénicos, de manera que el producto es del todo beneficioso para la salud. Este aperitivo se sumará a su tradicional surtido de snacks salados, en el que se encuentran, entre otras opciones, frutos secos, mini fuets, jamón ibérico y unas patatas chips elaboradas con sal de Formentera.

Por otra parte, el snack box es ahora más gourmet que nunca, e incluye opciones para vegetarianos. Hummus, panecillos de romero (aptos para vegetarianos, kosher y halal), olivas o frutos secos son algunas de las opciones saludables y vegetarianas para un picoteo nutritivo y equilibrado para saciarse en las alturas.

Entre los sándwiches, se encuentran desde propuestas tradicionales (el bocadillo de tortilla de patatas) a otras internacionales, como el sándwich club con pollo asado, así como el clásico bacon con queso.

Aun así, desde la propia compañía destacan que el bocadillo club sigue siendo el producto más demandado, un clásico indispensable del Menú Vueling.

En lo que se refiere a las bebidas, se han incorporado desde vinos a una nueva oferta de rosados, hasta un smoothie de frutas, una limonada 100% natural con jengibre, cavas e incluso cócteles.

Mucho más que un menú

La renovación de la carta se enmarca en un proceso de transformación global de Vueling, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las decisiones. Bajo esta premisa, la compañía está implementando una serie de medidas que pretenden que el pasajero tenga el control durante todos los procesos del viaje, desde la compra del billete hasta la recogida de las maletas una vez ha llegado a su destino. En definitiva, el objetivo de la aerolínea es ofrecer una experiencia en la cual la proximidad y la empatía respecto al cliente sean sus componentes principales.

Este proceso de mejora empezó hace un año, cuando se optimizó de forma sustancial toda la parte operativa: mayor puntualidad, aumento de rutas, etc. Con estas nuevas medidas que se están implantando este año, Vueling fija las bases para mejorar el servicio creando procesos consolidados que ofrecerán mejores soluciones al cliente.

¿Quiere hacer un comentario?