Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una piloto de Vueling en un avión / VUELING

Varios estudios confirman un riesgo de contagio casi nulo en los aviones

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) identifica solo 44 casos de Covid durante 2020 tras registrar unos 1.200 millones de pasajeros

7 min

El sector de la aviación está en constante evolución para superar los obstáculos de esta carrera sin precedentes contra el Covid-19. La pandemia está afectando duramente al sector turístico y en particular a la industria de la aviación, que continúa viviendo una difícil situación debido al cierre de fronteras y a la consecuente limitación de movimiento entre territorios. 

En este contexto, los dos principales objetivos de las aerolíneas son, por un lado, proporcionar a sus clientes un viaje seguro en términos sanitarios. Por otro lado, dotar a los usuarios de la mayor flexibilidad posible a la hora de viajar, permitir cambios de fecha, de horarios, de rutas e incluso de pasajero.  

Una piloto de Vueling en un avión / VUELING

 

Una piloto de Vueling en un avión / VUELING

Riesgo de contagio del 0'003% 

En términos de seguridad sanitaria e higiene, el sector aéreo es hoy uno de los más punteros. Así lo avalan diferentes investigaciones llevadas a cabo a bordo de aviones, las cuales han demostrado que el riesgo de contagio de Covid-19 es prácticamente nulo. En concreto, la investigación llevada a cabo por el Pentágono (sede del departamento de Defensa de los Estados Unidos), concluye que el riesgo de contraer el virus en aviones es del 0,003%. 

Se trata de un estudio que se realizó a bordo de aviones modelos Boeing 777 y 767 de la compañía United Airlines. Este concluye que las mascarillas ayudan a minimizar la exposición a infecciones

Renovación continua del aire a bordo

Otro de los factores clave a tener en cuenta es el estado del aire que se respira a bordo. De hecho, este tiene prácticamente la misma pureza que la del quirófano de un hospital. Una pureza que, en el caso de los aviones, es posible gracias a los filtros HEPA (High Efficiency Particle Arresting o "recogedor de partículas de alta eficiencia”), que eliminan las bacterias y garantizan hasta un 99,99% de la pureza del aire que respiramos durante el vuelo. Es importante, además, tener en cuenta que el aire dentro de los aviones no circula de adelante hacia atrás sino de arriba abajo. 

En este sentido, también destaca la investigación de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés), que ha identificado tan solo 44 casos de Covid-19 relacionados con vuelos desde principios de 2020 frente a unos 1.200 millones de pasajeros que han viajado durante ese tiempo.

La efectividad de las medidas de control

Entre estos datos tan positivos para el sector, también cabe nombrar los que han extraído los investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard. Según su estudio, financiado por Airlines for America, los riesgos de transmisión se pueden “reducir a niveles muy bajos mediante la combinación de medidas de control de infecciones en capas”. 

El informe señaló que, después de que las aerolíneas implementaran el uso de mascarillas, reforzaran los procedimientos de limpieza y revisaran los procesos de embarque, “y con millones de horas de pasajeros voladas, hasta la fecha ha habido poca evidencia de transmisión de enfermedades a bordo”.

Un avión comercial de Vueling / VUELING

 

Un avión comercial de Vueling / VUELING

¿Qué hace tan seguro volar?

Los resultados de los estudios mencionados coinciden en sus conclusiones: la suma de todas las medidas adoptadas por las aerolíneas en los distintos procesos de sus operaciones hace que los aviones y sus vuelos sean seguros. Cuentan con sistemas de ventilación con filtros de alta eficiencia, el uso obligatorio de mascarilla, incremento de los procesos de limpieza y desinfección de las aeronaves (tanto en número de veces como por los productos utilizados), la limitación de los equipajes de mano en la cabina -que reducen el contacto de pasajeros y tripulantes con las maletas a bordo del avión- o el rediseño de diferentes procesos como el check in o el embarque son algunos de los ejemplos. 

Con todo, se pone de relieve la cooperación y el compromiso con la seguridad de todos los que se dedican al transporte aéreo y proporciona evidencia de la seguridad frente al virus.

Más flexibilidad

Otra de las cuestiones a tener en cuenta a la hora de recuperar los viajes en avión es la necesidad de hacer sentir al cliente seguro. En este sentido Vueling ha trabajado en este concepto desde el mes de marzo, cuando la pandemia golpeó de lleno en España, y puso a disposición de sus clientes un abanico de opciones flexibles. Entre ellas destaca la opción de modificar la reserva en caso de no poder volar

La compañía generará un voucher por el 100% de la reserva y el cliente podrá decidir durante los siguientes 18 meses una nueva fecha, horario o destino, e incluso podrá ceder a una tercera persona su reserva si finalmente no desea volar. Se trata de una medida orientada a facilitar los viajes seguros y con todas las garantías para que los pasajeros puedan realizar sus reservas con tranquilidad. 

La nueva funcionalidad se encuentra ya disponible a través de los canales de venta directos de la compañía: Vueling.com y aplicaciones móviles.