Menú Buscar
Una chica no puede dormir método

Uno de cada tres españoles tiene problemas para dormir

Más de um 30% de la población española sufre trastornos del sueño y no acude al médico porque desconoce la existencia de un tratamiento médico

6 min

Alrededor de un 30% de personas sufre en España trastornos del sueño, pero son muy pocos los que acuden al médico. Según datos de la Sociedad Española de Neurología, el 80% de las personas con problemas para dormir no ha tratado el problema desde un punto de vista profesional, bien porque no le ha dado importancia o bien por desconocer que se trata de trastorno.

Existen más de 100 alteraciones que afectan a la calidad del sueño y pueden agruparse en 4 categorías:

Problemas para conciliar el sueño (insomnios), Somnolencia diurna excesiva (narcolepsia), Problemas para mantener un ritmo del sueño regular y reparador (despertares continuos) y Conductas inusuales que ocurren durante el sueño (sonambulismo). Dentro de estas cuatro categorías destacan por encima de todo las distintas patologías.

Insomnio

Es uno de los trastornos más habituales y afecta al 25% de la población. Se caracteriza por una dificultad para conciliar el sueño y para mantenerse dormido a lo largo de toda la noche. Pueden producirse episodios de insomnio ocasionales o estacionales (hay personas que  descansan mal en primavera y verano) e insomnios crónicos que requieren tratamiento.

Apnea del sueño

Es una interrupción breve de la respiración mientras se duerme y suele finalizar con un ronquido fuerte que en ocasiones despierta al paciente. Generalmente se produce en la fase REM o de sueño profundo. Los primeros en notar los síntomas son las personas que duermen al lado del afectado, ya que el paciente muchas veces no percibe ningún síntoma.

Las apneas suelen relacionarse con el sobrepeso y también aparecen con frecuencia en las personas mayores.

Narcolepsia

Es un trastorno grave del sueño que afecta a 25.000 españoles. Consiste en episodios incontrolables de sueño durante el día, en los que el paciente permanece profundamente dormido de 3 a 5 minutos. Se trata de un problema importante porque los episodios se pueden dar en cualquier lugar y circunstancia, ya sea conduciendo o trabajando.

Esta afección se de debe a una anomalía neurológica que hace que el paciente pase directamente de la vigilia a la fase REM. Una variante es la cataplejía, en la que la persona permanece consciente pero paralizada.

Sonambulismo

Es una alteración en la que la persona se levanta de la cama, camina y realiza actividades diversas mientras permanece profundamente dormida. Algunos pacientes incluso comen en estado de sonambulismo. Los episodios suelen durar unos minutos y al finalizar el afectado vuelve a su cama o puede acomodarse en cualquier otro lugar de la casa.

Terrores nocturnos y enuresis

Son situaciones bastante comunes entre los niños de entre 3 y 7 años. Los pequeños sufren pesadillas y se despiertan sudorosos y agitados. Algunos se hacen pipí mientras duermen.

Causas de los trastornos del sueño

Los trastornos del sueño pueden deberse a causas muy diversas. Algunas patologías tienen un origen neurológico, pero la mayoría de las veces suelen asociarse a situaciones de estrés, depresión o ansiedad. Los cambios de turno en el trabajo también pueden favorecer el insomnio, así como la estación del año en que nos encontremos. Hay personas que se despiertan en cuanto perciben la luz del sol, por lo no descansan bien cuando los días son largos, como ocurre en primavera y verano.

Cómo combatir el insomnio

Dormir bien es fundamental porque influye en nuestro bienestar y calidad de vida. La recomendación es hacerlo durante 7 u 8 horas diarias. Si dormimos poco o lo hacemos de una manera superficial y con interrupciones, seguramente tendremos dificultades para estar despejados al día siguiente. Eso afectará a nuestra capacidad de concentración y rendimiento en el trabajo.

Para combatir el insomnio, los especialistas recomiendan mantener una dieta saludable, realizar ejercicio físico y actividades que propicien una relajación de cuerpo y mente, como el yoga o la meditación. Es importante mantener unos horarios regulares y no consumir alcohol antes de dormir, porque puede provocar alteraciones del sueño.

Cuando la situación de insomnio es continuada y crea ansiedad, algunas personas optan por los fármacos sin receta. Es importante acudir siempre al médico para abordar esta cuestión, ya que cada persona requiere un tratamiento específico.

La Andulación, una alternativa eficaz

En la actualidad, existen terapias no farmacológicas que mejoran considerablemente la calidad del sueño; una de ellas es la andulación. Se trata de una tecnología de última generación que combina los efectos positivos de las vibraciones mecánicas con la aplicación de calor infrarrojo en profundidad.

La Andulación sirve para aliviar el dolor en cualquier zona de nuestro cuerpo, pero tiene también efectos positivos sobre el organismo en su conjunto. En el caso de los trastornos del sueño, ayuda a eliminar la tensión muscular y a relajar el sistema nervioso, lo que favorece la disposición al sueño. La terapia de Andulación puede recibirse en centros de salud especializados o bien realizarse en casa mediante dispositivos domésticos.