Crónica Global

Global Content

La reactivación de la economía es social, innovadora y medioambiental


El Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) es uno de los motores económicos de la ciudad y del país. Su nueva estrategia incluye tres objetivos: generar negocio, innovación y sostenibilidad, además de estar en línea con la Agenda 2030


Jennifer Molina

Ante la situación actual de incertidumbre se presentan retos para la economía que necesitan actores dinámicos que ayuden a revitalizar y que impulsen el flujo del entramado empresarial. Como todas las ciudades del país, Barcelona sufre el impacto de la crisis y hoy más que nunca cobra importancia la actividad que desarrolla una empresa pública como el CZFB.

El Consorci es un agente vivo que desde su nacimiento ha reforzado su rol de dinamizador en una ciudad y un contexto siempre sumido a una constante transformación. La compañía gestiona el Polígono Industrial de la Zona Franca, que con 145 empresas y representa una de las mayores áreas industriales del país y un elemento geoestratégico de primer orden en Barcelona y Cataluña. En este sentido, la entidad cuenta con localizaciones donde ofrece servicios de vanguardia y condiciones competitivas, además de espacios seguros para las empresas que operan en ellas.

9.000 millones al PIB

Esta actividad dinamizadora del área metropolitana la lleva a cabo sin descuidar la proyección internacional de Barcelona, Cataluña y España en los sectores logístico, inmobiliario, ferial y empresarial. De este modo, las empresas de la Zona Franca aportan al PIB más de 9.000 millones de euros, además de contribuir al empleo un total de 137.322 puestos de trabajo directos, según un estudio sobre el impacto económico de la entidad realizado por Deloitte. Es destacable también, que cada euro de gasto de la Zona Franca genera un retorno fiscal de 0,31 euros, lo cual se traduce en 2.684 millones de retornos para la autonomía.

Un plan más necesario que nunca

2019 fue para la compañía un año de cambio de rumbo, de renovación estratégica para actualizar su papel clave como motor económico de Cataluña —y del resto de España. Su nuevo plan estratégico está diseñado en torno a tres ejes principales: generar negocio, innovación y sostenibilidad, además de estar en línea con los objetivos de la Agenda 2030 y el impulso de políticas de economía circular desde el compromiso social y medioambiental.

 

Sostenibilidad: la industria del futuro

Una nueva línea que cobra un sentido especial ante un contexto tan complejo como el de 2020, en el que el compromiso social y medioambiental revaloriza a las empresas. Pero, ¿cómo va a llevar a cabo estos compromisos tan ambiciosos? En primer lugar, la entidad contribuye a la innovación y al cambio tecnológico de las empresas para conciliar una nueva cultura industrial. “Desde el CZFB queremos ayudar a dibujar el país del futuro en base a la nueva economía y, por ello, fabricamos oportunidades para impulsar a las empresas a aprovechar sinergias y a superar los retos que presenta la nueva revolución industrial”, afirma Pere Navarro, delegado especial del Estado en el CZFB.

Con ese fin impulsa iniciativas junto al Alto Comisionado de la Agenda 2030, organiza jornadas para sensibilizar a las empresas de la Zona Franca sobre los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) y propone proyectos que contribuyen a la sostenibilidad desde la nueva movilidad, la digitalización de procesos, la certificación ISO 27001 y eventos como el Premio Barcelona+Sostenible al Proyecto de EcoCircularF por buenas prácticas de gestión ambiental. 

 

3D Factory Incubator

El proyecto 3D Factory Incubator es una de las iniciativas que mejor reflejan esta energía innovadora de la entidad. Liderada por el CZFB y Leitat, y con el apoyo de las cámaras de comercio, se trata de la primera incubadora empresarial de alta tecnología 3D en Europa. Está situada en la sede central de la Zona Franca, en unas instalaciones de 600 metros cuadrados y ya acoge a 42 empresas de impresión 3D para desarrollar proyectos conjuntos e impulsar soluciones que perduren en el tiempo gracias a la colaboración público-privada. El objetivo es que en cinco años acoja a más de 100 empresas innovadoras.

En la misma línea, está previsto que a principios de 2021 se inaugure la primera fase del Dfactory BCN, un hub tecnológico impulsado por la entidad y que contará con un total de 100.000 metros cuadrados en el Polígono de la Zona Franca donde empresas de todo el mundo se podrán establecer para desarrollar sus proyectos de industria 4.0. 

 

Barcelona New Economy Week

Asimismo, el CZF ha sabido cristalizar sus compromisos tanto de sostenibilidad, como de empresa innovadora para impulsar la recuperación económica en su gran hito de 2020: el BNEW. El primer gran evento híbrido de carácter internacional que se llevó a cabo desde sectores clave como la logística, el real estate, el ecommerce, la industria digital y zonas económicas; todo ello bajo el paraguas de la nueva economía. Este espacio de reflexión y networking reunió de forma online a más de 10.800 personas de todo el mundo y convirtió a Barcelona en la capital mundial de la nueva economía.

Un proyecto en el que la entidad invirtió dos millones de euros y ha contado con una estrecha colaboración público-privada con la participación de 37 empresas patrocinadoras y más de 50 acuerdos con clusters sectoriales a escala global, gracias a lo cual esta primera edición fue totalmente sostenible económicamente. A su vez, en la celebración y organización se generaron 140 puestos de trabajo directos y 550 más de forma indirecta.