Menú Buscar
Piernas de un bebé recién nacido

La congelación de óvulos, una práctica en auge

El Hospital Quirón Barcelona registra un crecimiento de peticiones del 50% en sólo cinco años

23.07.2019 00:00 h.
8 min

El sueño de ser madre inevitablemente hace saltar las alarmas del reloj biológico. El tiempo es un factor crucial: ¿cuántos años de fertilidad me quedan? A veces la respuesta a esta pregunta no es precisamente la más deseada en términos prácticos. En muchos casos, llegada una edad crítica --en la que se producen menos óvulos-- las circunstancias no son las deseadas para formar una familia. No haber encontrado pareja, las presiones laborales y la inestabilidad económica son los principales motivos por los cuales cada vez más mujeres deciden retrasar el embarazo.

En la UE ningún país se acerca a la tasa de fertilidad necesaria para lograr el reemplazo generacional, 2,1 hijos por mujer. Además, España es el que registra el mayor número de mujeres que ha tenido su primer hijo después de los 40, según Eurostat, la oficina estadística europea.

Anticiparse para estar tranquila

Planificar la maternidad es una práctica en auge. En tan solo cinco años, la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Quirónsalud Barcelona ha experimentado un crecimiento del 50% de peticiones para congelar óvulos.

La cifra indica, sin duda, una mayor conciencia social a la hora de anticiparse y conservar los óvulos para el futuro. Sin embargo, el mayor crecimiento se produce en el grupo de mujeres de 37-39 años. Según el doctor Ramón Aurell, director de la unidad, “este dato todavía no es el óptimo ya que la mejor edad para realizar la vitrificación de óvulos está por debajo de los 35 años”. 

La edad es el principal factor que influye en la reserva ovárica ya que se reduce con el paso de los años. Además de que la calidad de los óvulos también empeora. 

Otros factores importantes que también pueden influir son las cirugías previas del ovario, los tratamientos de radioterapia o quimioterapia, endometriosis o antecedentes familiares de menopausia precoz. “Conocer este dato puede ser de mucha ayuda para la toma de decisiones relacionadas con la maternidad”, explica Aurell, que señala que con una simple analítica de sangre y una ecografía ginecológica se puede conocer la reserva ovárica de una mujer.

Una mujer embarazada
Una mujer embarazada

Planificar antes de los 35

La unidad de reprodución asistida, que celebra su décimo aniversario este año, está llevando a cabo una campaña de concienciación social para planificar la maternidad. Se trata de una visita médica de asesoramiento y la realización del Test de Fertilidad. Con esta prueba se conoce la capacidad de producción de células de reproducción. “La edad cronológica de una mujer no coincide necesariamente con su edad biológica. En la primera, el factor determinante es el año de nacimiento, mientras que la segunda se valora en función de la reserva ovárica, es decir, el número de óvulos del que dispone”, explica Ramón Aurell. 

Hasta el momento, más de 150 mujeres preocupadas por su fertilidad han acudido al centro y el 64% de ellas son menores de 35 años. La campaña está teniendo un efecto muy positivo, ya que se está observando un descenso en la edad de las mujeres que se preocupan por su fertilidad.

 

La importancia del Test de Fertilidad

Con la edad cronólógica se determina cuál es el nivel en sangre de la hormona antimülleriana (AMH), que es un indicador muy fiable para conocer el número de óvulos. A mayor nivel de AMH, mayor es también el número de óvulos. Esta analítica se puede hacer en cualquier momento del día y del ciclo menstrual.

La ecografía ginecológica, en cambio, deberá efectuarse en la primera fase del ciclo menstrual. Gracias a ella es posible controlar los folículos antrales. Este valor proporciona información indirecta sobre la reserva ovárica. Cuantos más folículos haya, mejor será la reserva y, por tanto, mejor pronóstico reproductivo.

 

 

Infografía vitrificación
Infografía sobre la vitrificación de óvulos

 

Innovación técnica

Durante los diez años que ha estado funcionando la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Quirónsalud de Barcelona, se ha mantenido siempre a sus profesionales al día de las últimas tendencias. De esta forma se ha implementado una cultura de mejora continua, incrementando los conocimientos a través de la educación y la formación.

“Esto nos ha llevado a una mejora también de los tratamientos y los protocolos de estimulación, siendo cada vez más personalizados para maximizar la seguridad de la paciente y la eficacia. Así se ha incrementado en un 40% el número de óvulos que somos capaces de obtener por ciclo en los últimos diez años”, dice Aurell.

Otro de los puntos en los que ha logrado mejorar es en las técnicas de vitrificación de embriones. Se han conseguido unos resultados en la transferencia de embriones congelados casi iguales a los obtenidos en la transferencia de embriones en fresco. “También se apuesta ahora por la transferencia de un único embrión, reduciendo de esta forma la tasa de embarazo múltiple, que puede llegar a ser un problema sobre todo en mujeres mayores de 40 años”.

Equipamentos de calidad

En cuanto a equipamentos, el Hospital Quirón Barcelona ha introducido mejoras como las incubadoras de monitorización continua. Estas permiten visualizar los embriones sin abrirlas, consiguiendo de esta forma no alterar el proceso. 

También se han introducido sistemas de control electrónico para la trazabilidad que garantizan la correcta identificación de las muestras biológicas en los distintos procedimientos de la fecundación in vitro y que generan alertas automáticas de posibles errores de identificación. “Todo esto además se complementa con auditorías tanto internas como externas que garantizan los estándares de calidad más altos posibles de esta unidad”.

 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información