Menú Buscar
Una copa de vino blanco en frente del mar

Una bodega que embriaga de placer los sentidos

Mediterráneos, brillantes, calcáreos y con mucho cuerpo, así son los vinos de la casa Sumarroca

31.10.2019 00:00 h.
8 min

Neruda escribió en su oda que "el vino mueve la primavera, crece como una planta la alegría, caen muros, peñascos, se cierran los abismos, nace el canto". Y es que esta es una bebida que ha inspirado poemas y leyendas alrededor del mundo. Uno de estos placeres de la vida que involucra todos los sentidos para disfrutarlo y que forma parte, no solo de nuestra cultura, sino del patrimonio de la humanidad. 

En Cataluña, con sus más de 2.000 años de tradición vinícola, conviven diez denominaciones de origen, con toda la amplitud de riqueza y variedades de vid que permite el clima mediterráneo. La D.O más extensa y productiva es la del Penedès. Esta es una tierra amplia que se extiende a lo largo de una gran franja de territorio entre mar y montaña, entre Barcelona y Tarragona. El clima mediterráneo, suave y cálido, y su proximidad produce aquí una gran variedad de microclimas que dan complejidad de sabores y sensaciones a los vinos de esta tierra.

La bodega: tradición y elegancia

La bodega Sumarroca cuenta con 465 hectáreas y tres fincas ubicadas en las zonas más prestigiosas de la comarca: Banyeres del Penedès, Subirats y en Sant Sadurní d’Anoia y Monistrol d’Anoia. Sumarroca. Estas tres fincas se subdividen en más de 100 parcelas que, entre todas, producen más de 20 variedades distintas de uva.

La finca Sumarroca, del mismo nombre de la bodega, tiene un terreno pobre, calcáreo y con presencia de gravas. La influencia del mar se ve reducida por el efecto del macizo del Garraf, que seca la brisa marina, y la cordillera prelitoral, que reduce el exceso de viento seco procedente del interior del país. Estas condiciones tienen como resultado su excelente colección de vinos: elegantes, con una frutosidad equilibrada y muy frescos. 

La finca Sabartés está situada en la parte más meridional del Penedès. El terreno es muy arcilloso, con presencia de limos. La influencia del mar, que se encuentra a pocos kilómetros, es innegable. Este carácter mediterráneo confiere más frutosidad al vino base.

Un momento de la vendimia en la finca Sumarroca
Un momento de la vendimia en la finca Sumarroca

Aromas en blanco

La calidad de los vinos blancos de la D.O Penedès es ampliamente reconocida. Como no podía ser de otro modo, la bodega Sumarroca tiene una exquisita colección de blancos elegantes, frescos y aromáticos. Están basados, en su mayoría, en la variedad autóctona xarel.lo tanto a nivel monovarietal como en cupaje. Además, todos ellos son ecológicos, cultivados sin pesticidas ni fertilizantes. 

En cuanto a blancos más aromáticos y con más personalidad, la compañía produce el Temps de Flors. Se trata de un vino que proviene del ensamblaje de dos de las fincas, Sumarroca y Sabartés. La finca Sumarroca está situada en la parte más al norte de la denominación de origen, como queda dicho con una alta concentración de piedra caliza y un elevado porcentaje de grava y arcilla. La otra finca de donde proviene este vino se encuentra prácticamente a nivel del mar y está muy influenciada por la brisa marina dotándolo de una personalidad mediterránea característica a los vinos.

Frescos y aromáticos

También elaborado desde los inicios de la finca, uno de los cuatro monovarietales clásicos: el Muscat. Proviene de la cupada de los vinos de dos parcelas de viña de la variedad muscat de la finca. Tiene una combinación aromática de flores blancas, sobre todo azahar, y de frutos carnosos, como el melocotón. Se completa con un suave aroma de uva y florales.

Otro de sus blancos estrella es el Utopic. Este vino proviene de la Finca Mayol Xic y se trabaja durante más de dos años para presentar un Xarel·lo extremo y único. Es una utopía hecha realidad. Se caracteriza por su color amarillento y por su intensidad que denota envejecimiento. Su aroma fresco tiene la capacidad de despertar todos los sentidos.

Vinos blancos: Temps de flors
1/9

Vinos blancos: Temps de flors

Vinos blancos: Temps de flors

Vinos blancos: Muscat
2/9

Vinos blancos: Muscat

Vinos blancos: Muscat

Vinos blancos: Utòpic
3/9

Vinos blancos: Utòpic

Vinos blancos: Utòpic

Vinos blancos: Temps de fruits
4/9

Vinos blancos: Temps de fruits

Vinos blancos: Temps de fruits

Vinos tintos: Terral
5/9

Vinos tintos: Terral

Vinos tintos: Terral

Vinos tintos: Boria
6/9

Vinos tintos: Boria

Vinos tintos: Boria

Vinos rosados: Posidonia
7/9

Vinos rosados: Posidonia

Vinos rosados: Posidonia

Posidonia magnum
8/9

Posidonia magnum

Vinos rosados: Posidonia Magnum

Vinos rosados: Sumarroca Clàssic Rosat
9/9

Vinos rosados: Sumarroca Clàssic Rosat

Vinos rosados: Sumarroca Clàssic Rosat

Tintos de alta expresión

Si el buen vino se sirve en cristal fino, para degustar un tinto Sumarroca más vale no escatimar en cristal. Corpulentos, aromáticos, elegantes y con presencia de la fruta por encima de la barrica. Un buen ejemplo es el Sumarroca Clàssic Negre, un fresco y armonioso resultado de las variedades tintas más importantes de la firma: tempranillo, merlot y cabernet sauvignon.    

 El Temps de Fruits es la pareja de baile perfecta del Temps de Flors, su versión en blanco. Producto de un cupaje inédito,Este vino destaca por su aroma intenso y afrutado a cerezas y frambuesas, con notas florales frescas que ofrece la variedad especial de merlot combinado con la complejidad de las variedades syrah, carménère y cabernet franc.

Los vinos más corpulentos de la bodega son el Boria, un tinto 100% Syrah y el Terral elaborado con cabernet franc, syrah y Merlot procedentes de la partida a de Santa Creu. Esta destaca por tener un suelo extremadamente pobre en materia orgánica, con un importante porcentaje de caliza y una gran presencia de gravas en profundidad. Todo un placer para los amantes del vino con cuerpo.

Finca Sumarroca
Finca Sumarroca

La vida en rosa

La bodega también cuenta con una colección de rosados. Son ecológicos, frescos, elegantes, persistentes en boca y basados en su mayoría en la variedad Tempranillo.

El Posidonia D.O Penedès, este vino de color rosa pàlido ha recibido varios premios, entre ellos el Vinari d’Or 2018 al mejor vino rosado. Su concepto rinde tributo a esta preciosa planta acuática, la posidonia. Tan mediterránea y tan maltratada por la contaminación medioambiental y el tráfico.

Se trata de un vino pensado para tomarse un momento de tranquilidad. Tiene un aroma intenso y complejo con notas afrutadas de fresa ácida combinadas con notas florales de violeta y rosa. 

En la variedad de rosados tampoco falta el Sumarroca Clàssic Rosat. Un vino producto de las variedades negras de la finca –merlot, tempranillo y syrah–, que consiguen un rosado fresco y armonioso, elaborado con productos de viñas propias.