Menú Buscar
Una imagen del doctor operando a un paciente con el robot Da Vinci /CG

Barcelona vuelve a ser pionera en la cirugía mínimamente invasiva

El Hospital Quirónsalud Barcelona continúa su compromiso con la mejora de la experiencia del paciente, a través del uso de un robot que genera menos dolor posoperatorio

21.12.2018 00:00 h.
6 min

Menos dolor para el paciente, menos complicaciones y una estancia más corta en el hospital. Estas son las principales metas de la cirugía mínimamente invasiva, enfocada en aplicar diversas técnicas que produzcan menos daños al paciente que una cirugía abierta. En este sentido, el realizar incisiones más pequeñas, utilizar instrumentos quirúrgicos diminutos y emplear la robótica --que proporciona precisión, dominio y flexibilidad a los cirujanos--, han sido objetivos --y logros alcanzados-- de Quirónsalud este año.

Una vez más, el Hospital Quirónsalud Barcelona ha sido pionero en la aplicación de técnicas enfocadas en mejorar la experiencia de sus pacientes, al realizar otro procedimiento mínimamente invasivo. Se trata de un abordaje transoral robótico --a través de la boca-- para el tratamiento del síndrome de Eagle. Es la primera vez que esta técnica es empleada en la medicina privada y se traduce en un avance médico para España.

Los doctores y el robot

El doctor Julio Rama, en colaboración con el doctor Carlos Rubí, ambos componentes de la Unidad de Cirugía Robótica Transoral del Hospital Quirónsalud Barcelona, han utilizado el robot Da Vinci para llevar a cabo la exitosa operación. Se trata de un sistema robótico vanguardista nacido en California, Estados Unidos, que ya está presente en más de 30 hospitales españoles. Da Vinci está dotado de visión 3D de alta definición y equipado con un sistema de control que permite a los cirujanos realizar, de forma óptima, las intervenciones más delicadas y complejas con invasión mínima al paciente.

"El uso del robot Da Vinci nos permite una mayor visibilidad y un mejor manejo dentro de un espacio complejo como es el parafaríngeo, donde encontramos estructuras vasculares de gran trascendencia. Este robot nos permite realizar gestos que el cirujano no podría efectuar con sus propias manos", indica el doctor Julio Rama, quien añade que los resultados obtenidos con este procedimiento están siendo óptimos.

 

El doctor Julio Rama explica el procedimiento

El síndrome de Eagle

Este padecimiento consiste en el crecimiento y calcificación --más allá de lo normal-- del ligamento estilohiodeo, un cordón que va desde la base del cráneo hasta el hueso hioides, ubicado en el cuello. Del mismo modo, se caracteriza por dolor crónico en la boca, en la cara, de oído, en la región de las amígdalas y de cabeza. A su vez, el paciente también presenta sensación de oído tapado, disfagia --o dificultad para tragar--, limitación de los movimientos del cuello e incluso síncopes o ictus. Ante su sospecha, se realiza una Tomografía Axial Computerizada (TAC) específica, aunque su tratamiento es la cirugía.

Hasta ahora, el tratamiento del síndrome de Eagle era realizado solo mediante una operación que implicaba realizar una incisión en el cuello para acceder a la zona que se operaba. "Ahora la incisión se realiza en el paladar y tras tan solo una hora el procedimiento se completa. Al ser mucho menos agresivo, el mismo día el paciente ya puede comer y en 24 horas es posible darle el alta", comenta también el doctor Rama.

Revolución en la cirugía

Desde que fue lanzado al mercado en 1999 el robot Da Vinci ha revolucionado la cirugía robótica en el mundo. Esta tecnología puntera ofrece ventajas garantizadas a los procedimientos más complejos. A su vez, aporta seguridad y una nítida visión a los cirujanos hacia las áreas difícilmente alcanzables.

Un paciente operado con el robot Da Vinci en el Hospital Quirónsalud Barcelona

Así es el robot Da Vinci dispuesto en el Hospital Quirónsalud Barcelona

Las ventajas provenientes de esta asistencia robótica indican que, en un futuro, es posible que la técnica se convierta en el tratamiento elegido para operar este tipo de patologías --el síndrome de Eagle-- y muchas otras. En este sentido, su uso se traduce en beneficios para el paciente que debe afrontar una recuperación posoperatoria, que se hace más rápida y menos dolorosa. El procedimiento puntero es empleado por los cirujanos de la red de hospitales de Quirónsalud, que siguen apostando por reducir el tiempo de los procedimientos quirúrgicos y las estancias hospitalarias, además de estar al día con las últimas tecnologías que resulten beneficiosas para sus pacientes.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información