Crónica Global

Global Content

La larga vida del acero: a la vanguardia de la economía circular


Celsa es el primer reciclador industrial de España y el segundo de Europa. Toda su actividad tiene como eje su estrategia de sostenibilidad, que lleva a cabo mediante la fabricación de productos de alto valor a través de residuos férreos


Jennifer Molina

Compromiso con el medio ambiente

En la última década la preocupación por el medio ambiente ha entrado con fuerza en la agenda política y empresarial, hasta el punto de unir a casi todos los países de la Unión Europea en un compromiso -fijado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible- para impulsar el avance hacia una actividad más sostenible.

Un compromiso en el que la actividad industrial tiene un papel fundamental, dado el gran impacto medioambiental que comporta el desarrollo de sus actividades. Las industrias afectan a la naturaleza a causa de la ocupación del espacio, la utilización de los recursos naturales y la generación de residuos. Por ello, a lo largo de los últimos años, este sector ha experimentado una transformación hacia un nuevo modelo productivo más respetuoso con el planeta.

 

 

Otro modelo de producción

Celsa, el primer grupo siderúrgico español y segundo fabricante europeo de productos largos de acero, hace tiempo que ha dado carpetazo al modelo económico convencional basado en“tomar-hacer- desechar”, y ha puesto como eje principal de su actividad la economía circular. De hecho,  la compañía de Rubiralta es el primer reciclador industrial de España y el segundo de Europa y actualmente recicla ocho millones de toneladas de residuos férreos al año.

 

Impulso a la economía circular

En concreto,  según se publica en el Plan de Acción para una industria siderúrgica competitiva y sostenible de la Unión Europea, fabricar acero con chatarra de acero en lugar de mineral virgen reduce aproximadamente un 75% de la energía y ahorra un 90% de consumo de materias primas. Una vez reciclada la chatarra férrea, la empresa  obtener productos de alto valor a través de un proceso industrial totalmente sostenible

En total, la compañía recicla ocho millones de toneladas de residuos férricos (chatarra) al año En la actualidad, un 100% de los productos que fabrica son reciclables. Lo cual se traduce en un proceso industrial completamente sostenible  y ejemplo perfecto del funcionamiento de la economía circular.

 

Fuente de la imagen: Web oficial de la UE

 

 

Proceso 100% sostenible

Para llegar a este punto la compañía se ha caracterizado desde sus inicios por un fuerte compromiso con la protección del medio ambiente y la economía circular, así como una clara apuesta por las tecnologías. La empresa ha fabricado siempre el acero mediante hornos de arco eléctrico, la tecnología de producción de acero más sostenible y eficiente. 

“El primer horno lo montamos en Castellbisbal en el año 1977 y desde entonces hemos apostado por esta tecnología, que es la más sostenible y eficiente tanto ambiental como energéticamente. Gracias a ella reducimos el consumo de energía en casi un 75%, el de materias primas en un 90% y el agua en un 40% respecto a la fabricación de acero mediante otras tecnologías”, explica el Responsable de Medio ambiente de Celsa, Carlos Javier Abajo Fuentes.

 

La importancia del acero

Pero, ¿por qué tiene tanta importancia el acero para la sostenibilidad? Carlos Abajo destaca que se trata de un un material presente en muchas actividades económicas: " Desde la construcción a la automoción, pasando por la fabricación de bienes de equipo. Además, es necesario para poder llevar a cabo procesos para la descarbonización de la energía”, explica el Responsable de Medio Ambiente de la compañía. 

Asimismo, la valorización y uso de los residuos generados durante el proceso siderúrgico resultan en unos materiales que cuentan con una alta capacidad para ser utilizados como materia prima secundaria para procesos como la construcción de carreteras o para su reutilización en el propio proceso de obtención del acero.