Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, en la Conferencia de Presidentes autonómicos con Ursula Von der Leyen / GENERALITAT DE CATALUÑA

Pere Aragonès

2 min

El Gobierno que preside de forma accidental ha hecho uno de los ridículos más mayúsculos de los últimos tiempos con el reparto de ayudas a los autónomos. Los agentes sociales ya habían advertido de que los 20 millones consignados implicaban dejar a muchos fuera de las subvenciones y que la decisión de que se otorgaba al primero que la pidiese era un error.

El caos que se ha generado era previsible, no la reacción del Ejecutivo. ERC y JxCat lo han convertido en una nueva batalla partidista con intercambio de reproches públicos entre las consejerías de Trabajo (Chakir El Homrani) y Políticas Digitales (Jordi Puigneró); y la portavoz, Meritxell Budó, ha asumido responsabilidades de una forma muy peculiar. Ha asegurado que sin el déficit fiscal que sufre Cataluña no se habría llegado a esta situación.

Otro ejemplo claro que el Ejecutivo catalán está agotado. En los tres meses de mandato que le queda quien sale peor parado de su gestión es la ciudadanía.

Destacadas en Crónica Política