Menú Buscar
Ada Colau (centro), con su mano derecha Gerardo Pisarello (izquierda) y el socialista Jaume Collboni (derecha) en la primera reunión del nuevo Gobierno bipartito.

Lo que escondió Colau en el barómetro semestral de Barcelona

3 min

La presentación este martes del barómetro semestral de Barcelona fue un rara avis en toda regla. De entrada, la mano derecha de Ada Colau, Gerardo Pisarello, no tuvo ningún reparo en presentar él mismo los resultados de la encuesta electoral sin ceder el protagonismo a un tercero para demostrar que el equipo municipal no tiene nada que ver con los resultados. También han levantado polvareda los datos que enseñó y los que prefirió esconder.

La encuesta divulgó el recuerdo de voto, un resultado en el que BComú salía con ventaja con el 15,6% (cuatro décimas más que en las elecciones de mayo de 2015); seguido de ERC con el 10,6% (6,6% hace un año); CiU, que pasaría del 13,7% al 9%; y Ciudadanos que crecería hasta el 8,8% (6,7% en las últimas municipales).

Los tres últimos partidos eran el PSC, que crecía ligeramente al pasar del 5,8% al 6,3%; la CUP que bajaba del 4,5% alcanzado en mayo de 2015 hasta el 3%; y el descalabro del PP, que alcanzaría su mínimo con el 2,2% (frente al 5,3% obtenido).

El panorama, por eso, cambia al mirar la estimación de voto, un dato que no se mencionó en la presentación del barómetro semestral. En este caso, el partido de Ada Colau más que avanzar en apoyo ciudadano lo que hace es mantenerse, pasa del 25,2% al 26,3%. Los más favorecidos en esta parte de la encuesta son ERC y PSC.

Los independentistas de Alfred Bosch se situarían como tercera fuerza de la ciudad con el 13,8% frente al 11% obtenido en los comicios del 24 de mayo; mientras que los socialistas de Jaume Collboni alcanzarían el 11% de los apoyos de los barceloneses frente al 9,6% de las pasadas elecciones. Rentabilizarían mucho más en votos el pacto con Colau que la propia alcaldesa, ya que la encuesta del barómetro se realizó una semana después del anuncio de que ambas formaciones iban a colaborar en el equipo municipal.

De nuevo, Xavier Trias (CDC) sería el más perjudicado: pasaría de una estimación de voto del 22,7% a una del 19,1%. Los apoyos que pierde el exalcalde pasan a ERC, según fuentes conocedoras del detalle del barómetro.

También pincharían la CUP (del 7,4% al 6,8%) y el PP (del 8,7% al 6,2%); mientras que la candidatura de Carina Mejías por Ciudadanos se mantendría casi plana. El partido naranja pasaría de obtener el 11,5% de la estimación de voto a un 11%.