Menú Buscar
José Sainz, director financiero; Ignacio Sánchez Galán, presidente; y Francisco Martínez, director de negocio / IBERDROLA

La inteligencia de Sánchez Galán

25.03.2019 08:00 h.
2 min

Iberdrola está haciendo una intensa campaña, dentro y fuera de España --más del 60% de sus inversiones van destinadas a Reino Unido y Estados Unidos-- para explicar su política de cara al futuro y los recursos que gastará en poner en marcha su estrategia: en 2022 habrá invertido 34.000 millones de euros.

La base de esa estrategia pasa por la inteligencia. La publicidad con que la multinacional explica el destino de sus apuestas --más generación limpia, más capacidad de almacenamiento, más redes y más servicios al cliente-- tiene un denominador común: más inteligencia.

Pero no parece que el presidente ejecutivo de la empresa, Ignacio Sánchez Galán, esté dispuesto a reconocer esa inteligencia a sus propios empleados. Así lo dejó de manifiesto el 26 de febrero pasado en Londres, donde Iberdrola celebraba el Capital Markets Day, una serie de conferencias ante analistas con las que su dirección explicaba la buena salud de la compañía.

 

Galán sufrió un ataque de ira sumamente despectiva contra los subalternos que se ocupaban de la escenografía cuando tardaron unos segundos en cumplir sus órdenes y bajar la intensidad de la iluminación, como recoge el vídeo. Los empleados debían ser españoles o quizá no; quizá solo sea que el mandamás de la energética expresa mejor su mala hostia en castellano.

Con cara de tierra trágame, sus acompañantes en el escenario, Sainz y Martínez, parecían buscar dónde esconderse.