Menú Buscar
Eduardo Inda, tertuliano de Mediaset y fundador de 'OK Diario'

Inda se queda sin contertulios

5 min

Mediaset tiene un serio problema con Eduardo Inda, fundador de OK Diario y bronco contertulio: nadie quiere sentarse a su lado en lo debates, pues la escalada verbal de sus intervenciones pasan demasiado rápido al insulto.

Hace pocos días, en El programa de Ana Rosa de Telecinco, se debatía sobre las novedades del proceso de investidura de Pedro Sánchez. Manuel Rico, director de InfoLibre, dio su opinión sobre la supuesta filtración del informe de la Abogacía del Estado a ERC: "Yo creo que efectivamente el acuerdo está cerrado. De la filtración del informe nadie ha aportado pruebas de que se haya producido y yo creo en un periodismo en el que las cosas se afirman con pruebas y, como no las tengo, prefiero no pronunciarme".

Isabel San Sebastián respondió: “Lo de que se ha filtrado el informe de la Abogacía es algo tan obvio como que la propia asociación de abogados del estado han sacado un escrito diciendo oigan que nosotros susceptibles a las presiones. Están actuando según lo que quiere Esquerra".

Risto Mejide en su visita a Lledoners para entrevistar al político preso Raúl Romeva / INSTAGRAM
Risto Mejide en su visita a Lledoners para entrevistar al político preso Raúl Romeva / INSTAGRAM

Rico contestó que de eso no tenía ninguna prueba. Inda intervino: "Hombre, dándote pruebas de que está al dictado de Esquerra podemos estar hasta pasado mañana. En periodismo no hace falta tener el papel para publicar algo, qué mayor prueba de que ya hay acuerdo y de que los de ERC han dicho que ya conocen el informe. Es lamentable que a un partido que dio un golpe de Estado hace dos años se le muestre el informe de la Abogacía del Estado antes de que se haga público, es repugnante".

Elena Valenciano, exdirigente del PSOE, también quiso opinar al respecto: "Yo comparto con Manolo que no sabemos si se ha filtrado el informe, no he escuchado a nadie de Esquerra afirmarlo". Inda replicó: "No, si quieres diciendo en público que le han filtrado el informe… venga hombre tenéis unas cosas". Valenciano le contestó: "Sí, es que somos muy bobos". Inda remató: "Muy bobos no, muy cínicos que es diferente". Rico intentó frenar este tenso momento y a partir de este momento comenzaron los insultos soto vocce (para que el audio no se colase en la emisión) de Inda a Manuel Rico, a quien llamó “cabrón, bobo, cínico e hijo de puta” ante la mirada atónita de público y trabajadores allí presentes. Una imagen bochornosa que no captaron las cámaras de televisión.

Rico contuvo sus ganas de levantarse y abandonar la tertulia. Al finalizar la misma, Rico contactó con el programa para pedir no volver a coincidir con Inda.

Era el tercer altercado que Inda tenía en tan sólo 20 días con un colaborador de izquierdas. El 9 de diciembre llamó boba y estúpida a Esther Palomera y más recientemente le dijo a Carmona que espantaba a la audiencia.

No es la primera vez que Rico e Inda tienen una discusión. La primera vez fue cuando Rico le acuso en 2018 de blanquear a VOX. Tampoco es el primer colaborador que exige no coincidir con Eduardo Inda. Ana Pardo de Vera, Antonio Maestre (al que ha proferido graves insultos y amenazas, Fernando Berlín (a quien a gritos y en pleno directo amenazó con demandar), Ramón Espinar o Esther Palomera rechazan ser sus contertulios. Juan Carlos Monedero tampoco quiere sentarse a su lado.

Cuando el locutor Risto Mejide comenzó a cargar contra él amenazó con dejar Mediaset e irse a la competencia. De hecho preparó varios artículos contra Mediaset, en los que tildaba a la cúpula de la cadena de mentirosos. Dichos artículos nunca llegaron a publicarse porque las relaciones cambiaron y él se echó atrás en su decisión de abandonar Mediaset.

Los ataques de Risto disminuyeron e Inda se sintió respaldado. Desde este momento se siente intocable y en los últimos meses sus insultos y malos modos son cada vez más evidentes. Los trabajadores de Mediaset están cansados de esta situación. Sobre todo de sus ataques machistas y de que recurra a los insultos como argumentación.