Menú Buscar
El vicepresidente de Abertis, Francisco Reynés, en la presentación de resultados de 2014 / EFE

Gas Natural, Abertis y NH: las grandes empresas también se mueven de Barcelona a Madrid

Redacción
2 min

El silencioso traslado de sedes sociales de compañías de todo tamaño desde Barcelona a Madrid alcanza a dos grupos catalanes de pura cepa como Gas Natural y Abertis, controlados por La Caixa. Vaya por delante que sus domicilios respectivos siguen todavía anclados en Cataluña. Pero sin hacer ruido ni comunicarlo oficialmente, el año pasado uno y otro se llevaron a Madrid la residencia oficial de algunas de sus filiales. No se trata de compañías de tres al cuarto, sino auténticos titanes empresariales, que por sí solos figuran entre las mayores compañías del país.

En el caso de la gasista, presidida por Salvador Gabarró, transfirió a la capital del reino tres compañías: Holding Negocios Regulados Gas Natural, Gas Natural Madrid y Gas Natural Distribución Latinoamérica. Entre las tres suman una nada desdeñable cifra de negocio de 430 millones de euros y administran activos por valor de nada menos que 4.000 millones.

También el potente grupo de infraestructuras Abertis, liderado por Salvador Alemany (reconocido soberanista y presidente del consejo asesor económico de Artur Mas), llevó a Madrid la base de operaciones de Abertis Telecom Satélites, con más de 500 millones de activos en su balance. Previamente, en 2012, había traspasado a la villa y corte Abertis Internacional.

NH Hoteles, otra gran empresa cotizada en bolsa, en este caso en el mercado continuo, ya tenía su centro de decisiones en Madrid. Pero en Barcelona mantenía desde su fundación el cuartel general de la filial NH Hoteles España, que gestiona los establecimientos en suelo patrio, con activos valorados en 350 millones. Pues bien, la sede también ha volado a Madrid.

Es verdad que una golondrina no hace verano, pero el goteo de mudanzas desde Barcelona a otros puntos de España parece no tener fin. Sin duda, otro éxito que habrá que apuntar en el haber del cenizo Artur Mas.