Menú Buscar
El modesto comedor del restaurante de moda en Puigcerdà.

¿Dónde comen el conde de Godó y el abogado de la Infanta?

El gallego O Meigallo de Puigcerdà se ha convertido en el restaurante preferido de la gente bien, que también visitan el Chalet del Golf y la Torre del Remei, frecuentado por el rey Juan Carlos

María Jesús Cañizares
2 min

¿Comida minimalista o un buen chuletón? En la Cerdanya, refugio de la gente bien catalana, la oferta es variada, pero lo tradicional gana por goleada a juzgar por las preferencias de personajes ilustres de la jet set local como Javier Godó, el conde de Godó, editor y propietario de La Vanguardia, que ha convertido el restaurante gallego O Meigallo (El embrujo) en uno de sus establecimientos favoritos. Y eso lo ha puesto de moda.

Situado en Puigcerdà, este local nada sofisticado se ha convertido en un referente de la burguesía catalana. O Meigallo es marisquería, pero también brasería. Hace varias semanas, el restaurante causó la sensación con la oferta de carne de buey. Pero de un buey que pesaba 772 kilos. La mitad del chuletón, 86 kilos. La pieza emplatada, para dos personas, costaba unos 80 euros.

chuleton

O Meigallo está regentado por José Luis, gallego afincado en Puigcerdà desde la adolescencia, junto a su esposa Bianca y su cuñado Vasile. A los ricos que juegan a ser campechanos les gusta entrar en la cocina y charlar con los dueños de este local sin pretensiones, que también es visitado por uno de los abogados de la infanta Cristina, Pau Molins. Entre los alicientes de la casa, los chupitos artesanales ofrecidos como digestivo, o como excusa para alargar la sobremesa.

Mucho más exclusivo es Chalet del Golf, en el Real Club de Golf Cerdanya de Bolvir, o la Torre del Remei, el sitio favorito del rey Juan Carlos, situado en un palacete convertido en un hotel de la cadena Relais Chateux. Su cocina, dirigida por Josep Maria Boix, se basa en la gastronomía catalana. El establecimiento es probablemente el más conocido de la comarca.

Pero también de extremos viven los gustos culinarios de los pijos catalanes, pues junto a los restaurantes de alta cocina y platos minimalistas de Das, se encuentra el campeón mundial en pizzas, Fabián Martín, instalado desde hace años en la vecina Llívia.