Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Quim Torra  (i.), y el 'conseller' de Interior, Miquel Buch (d.) / EP

La comunicación entre Buch y Torra, bajo cero

2 min

Que el Govern sea como el ejército de Pancho Villa no es ninguna noticia. El presidente de la Generalitat mantiene su propia agenda y acosa, día sí y otro también, a sus socios de Esquerra Republicana. Su relación con los suyos, con los consellers de Junts per Catalunya, no parece que sea mejor. En más de una ocasión, las disfunciones con el conseller de Interior, Miquel Buch, y sus diferencias con la consellera portavoz, Meritxell Budó, han sido altisonantes. Y no parecen tener fin. 

Este sábado se reúne el Procicat y sobre la mesa, un tema: un plan para que los niños puedan salir de casa en ocho o diez días. Eestá coordinado por Salut, Interior, Treball, Afers Socials i Famílies, y estudia “una salida limitada en el tiempo y por franjas horarias”. Además, los críos “tendrán que salir con mascarillas y mantener la distancia de seguridad de dos metros con las personas en la calle”. Y una condición para ponerlo en marcha: “la medida requiere que continúe la evolución positiva de los casos”, porque es “el tiempo prudencial para esperar que no haya un rebrote del virus”. 

Todos lo tenían claro... o no todos. Los consellers de ERC, sí; el de Interior, también, pero el president de la Generalitat no tenía ni idea. Nadie le había planteado este plan. No parece que la comunicación entre Buch y Torra esté bien engrasada. Ni siquiera con Budó. Más bien está bajo cero. A última hora se tuvo que informar al president, que sigue haciendo la guerra por su cuenta. Como Pancho Villa.