Menú Buscar
Javier Godó, Ada Colau y Ana Godó durante la fiesta que organizó el domingo pasado 'La Vanguardia' / LV

Colau se reconcilia con la nobleza

2 min

El torneo deportivo por excelencia en Barcelona es el Trofeo Conde de Godó (Open Banc Sabadell). Por el tenis, evidentemente, pero también por el ambiente social, político y económico que se genera en el village, lugar de encuentro de lo que se ha dado en llamar "toda Barcelona".

Javier Godó oficia allí diariamente y su periódico, La Vanguardia, organiza almuerzos con personalidades de todo tipo. Hoy le tocaba al mundo de la política y el conde, acompañado por la cúpula del rotativo, presidió una mesa curiosa. En ella se sentaban Gerardo Pisarello, Barcelona en Comú; Xavier Trias, PDeCAT; y Alfred Bosch, ERC. Representantes de tres partidos con presencia en el ayuntamiento y también algo sorprendente: Marta Pascal, coordinadora de PDeCAT.

Pero lo que más llamaba la atención de la mesa era la presencia del republicano y antiborbón Pisarello en un lugar tan destacado del Real Club de Polo. Su jefa, Ada Colau, ya había asistido el domingo a la fiesta del libro de La Vanguardia, donde disfrutó de la hospitalidad de la familia Godó. Algo está cambiando en el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona. ¿Tendrá que ver con las elecciones del año próximo?