Menú Buscar
¿Un bocata de cerdito asado?

El mejor bar para sobrevivir al horror de Lesseps

Si hay una zona desangelada en Barcelona, está es la Plaza Lesseps y aledaños, un espacio en permanente deconstrucción y cambio para conseguir resultados cada vez más esperpénticos. Pero aún hay esperanza.

2 min

Y la esperanza se llama Bar Pajares (Ronda General Mitre, 243. Metro L3 Lesseps). Un local que sería digno de protagonizar una película de José Luis Cuerda. Más de un personaje de Amanece que no es poco se encontraría cómodo en una casa de comidas de las de antes.

Además de la peculiaridad y la simpatía del dueño, siempre sorprendente, y con mucho oficio, la decoración es para mirarla con lupa. Sí, efectivamente, lo que cuelga de la barra es una cabeza de gorrino con un puro acompañado de un croissant que es la pesadilla de cualquier dietista por su enorme tamaño.

En el lavabo juraría que la tapa del wáter estaba levantada y unida a la tubería con una cuerdecilla fabricada con hilos de chorizos y embutidos diversos. Es posible que los carajillos nublaran mi mente, pero tengo ese recuerdo entre brumas.

El menú del mediodía casero, asequible y de esos que no fallan. Raciones correctas y condumio razonablemente bueno. Y para picar las croquetas destacan en la oferta del local. También anuncian un bocata de calamares que este humilde probador de momento no ha catado, pero que no descarto hacerlo en un futuro inmediato.

Un bar de los de antes, tipo Bar Manolo o Casa Pepe. Un local humano en una zona deshumanizada, entre autopistas urbanas y plazas de diseño retorcido. En resumen, un oasis en medio de la jungla de Blade Runner. Verán paletas y currantes en sus mesas, lo que indica que es un local de confianza.