Menú Buscar
La sentencia del TSJC hace referencia a los acuerdos que la Generalitat tomó en la legislatura pasada, con Artur Mas de presidente.

El Govern no desconecta: nuevo recurso ante el TC y negociación con el Estado

Da luz verde a impugnar el decreto elécrico y reactiva las comisiones Estado-Generalitat

María Jesús Cañizares
2 min

¿Quién dijo desconexión? A pesar de que el acuerdo suscrito por Junts pel Sí y la CUP contempla explícitamente la ruptura con el Estado, el Gobierno catalán se resiste a romper puentes. Es más: acaba de designar a los presidentes de las comisiones bilaterales y mixtas Estado-Generalitat, dando así cumplimiento a un olvidado Estatuto de Autonomía, que establece la creación de estos órganos con la finalidad de “establecer mecanismos de colaboración en las respectivas políticas públicas y los asuntos de interés común”.

Esta iniciativa, aprobada en la reunión semanal del ejecutivo catalán, choca con las exigencias de desconexión de la formación antisistema, que ha impuesto este requisito para investir presidente a Artur Mas.

Designaciones

Así, la vicepresidenta Neus Munté presidirá la Comisión Bilateral Estado.Generalitat, mientras que la consejera de Gobernación, Meritxell Borràs, será la presidenta de la Comisión Mixta de Transferencias Estado-Generalitat. Andreu Mas-Colell, titular de Economía, presidirá la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales, y el consejero de Territorio y Sostenibilidad, la Comisión Bilateral de Infraestructuras.

Asimismo, la Generalitat ha vuelto a dar luz verde a un nuevo recurso ante el Tribunal Constitucional (TC), en este caso contra el decreto estatal de suministro de energía eléctrica porque, en su opinión, vulnera las competencias de la Generalitat. En este caso, el Govern ha encargado al Consejo de Garantías Estatutarias un dictamen como paso previo a la impugnación. Se da la circunstancia de que el citado acuerdo de ruptura contempla la desobediencia a las instituciones españolas en general y al TC, en particular.

El mismo día en que las formaciones independentistas registraban en el Parlamento catalán su resolución de ruptura, el Govern acordaba iniciar los trámites para impugnar ante el Alto Tribunal dos leyes aprobadas en el Congreso.