Tiko propone vender tu casa en cuestión de días

Tiko, que nace como la primera PropTech española, tiene previsto un plan de expansión a 10 ciudades europeas en los próximos 3 a 5 años

Sina Afra y Ana Villanueva, fundadores de Tiko, la primera PropTech española / Tiko

Sina Afra y Ana Villanueva, fundadores de Tiko, la primera PropTech española / Tiko

Tiko, una nueva compañía PropTech española, asegura poder hacer vender tu piso en unos pocos días gracias al uso de la tecnología y a una fuerte financiación. 

Su funcionamiento es muy sencillo. Tiko aplica tecnología para tasar la vivienda y realizar una oferta en 24 horas. Una vez aceptada, la PropTech realiza una inspección técnica y legal del piso, gestiona la transmisión de la propiedad y efectúa el pago en pocos días. Posteriormente, Tiko se encarga de reformar las viviendas y venderlas en un periodo no superior a 90 días. Su modelo se basa en la rapidez y el volumen, es decir, percibe pequeños márgenes sobre un gran volumen de transacciones.

Tiko: el origen de la primera PropTech española

Tiko fue fundada a mediados de 2017 por dos reconocidos emprendedores en serie: Ana Villanueva, a nivel nacional, y Sina Afra, a nivel europeo. Este último fue elegido por la prestigiosa revista Wired en 2016 en el Top 100 de las personas más influyentes en tecnología del mundo. La PropTech ha conseguido hasta la fecha una financiación de 35 millones con el respaldo de importantes inversores como Rocket Internet y Cabiedes. Parte de este éxito se basa en trabajar de la mano de los players existentes en el mercado, especialmente las agencias inmobiliarias, a las que compra inmuebles directamente. Tiko tiene previsto un plan de expansión a 10 ciudades europeas en los próximos 3 a 5 años. Milán será su siguiente localización a principios de 2018.

Actualmente, el modelo de Tiko se ha testado con éxito en Estambul bajo el nombre de Evtiko. España es su lanzadera para Europa, y Madrid la primera región española donde se ha decidido lanzar el servicio. La elección de esta Comunidad se debe a tres criterios clave: alto número de transacciones inmobiliarias, bajo coste de la transacción y la existencia de un mercado opaco, con grandes posibilidades de mejora.