Los turistas pagarían más si las marcas fueran más sostenibles

La cuota de mercado del turismo ecológico ha incrementado en los últimos años, pasando de un 7% en 2010 al 25% en el 2016

Turistas haciendo fotos en la naturaleza / EFE

Turistas haciendo fotos en la naturaleza / EFE

El 2017 es un año importante para el turismo sostenible. Así lo ha declarado Naciones Unidades como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, en el marco de la acción Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) en un contexto turístico. 

El turismo representa, en la actualidad, el 5 % de las emisiones globales, de las cuales el 4 % son generadas por el transporte y casi el 1 % por el sector del alojamiento. Los impactos negativos del turismo sobre las sociedades y el medio ambiente hacen que el cambio gradual del modelo turístico hacia formas más sostenibles sea una necesidad real. 

Ostelea School of Tourism & Hospitality presenta el informe “Turismo ecológico y sostenible: perfiles y tendencias”, elaborado por la Dra. María del Pilar Leal, Directora del Grupo de Investigación Interdisciplinar GRIT-Ostelea. El mismo se focaliza en visibilizar empresas, destinos y prácticas turísticas que contribuyen al turismo sostenible, tanto en el contexto internacional como en el nacional.

A nivel europeo, la Comisión Europa lanzó el Sistema Europeo de Indicadores Turísticos (ETIS) con el objetivo de ayudar a los destinos a supervisar y a medir su rendimiento turístico sostenible, utilizando un enfoque común comparable. De las candidaturas de 108 destinos europeos, finalmente fueron 60 los destinos seleccionados: Barcelona, Bulgaria, Milán, Montenegro y Eslovenia, entre otros. A la cabeza de países liderando un cambio y una preocupación hacia la implementación de modelos de gestión turística sostenible se encuentran Italia, España y Bulgaria. Según el estudio, el ecoturismo ayudará a aumentar la tasa de empleo y a promover empresas locales. En el aspecto ambiental, el ecoturismo tiene un impacto bajo porque las organizaciones tendrán la responsabilidad de proteger  y preservar lugares naturales.

El crecimiento del turismo sostenible

Respecto a la cuota de mercado de este segmento, en los últimos años se ha incrementado considerablemente, pasando del 7 % al 25 % en el 2016. Además, el 30 % de todas las zonas naturales y mixtas del Patrimonio Mundial tiene un amplio nivel de planificación territorial, a favor del turismo sostenible. 

Evolución turismo sostenible

El promedio de estancia del turista europeo que visita ecodestinos es de 15,6 noches, y su gasto promedio durante 2016 fue de 1.190€ por estancia, lo que supone un gasto diario de 76,28€. Comparado con el turista norteamericano, resulta inferior puesto que este gasta alrededor de 1.017€ durante una estancia promedio de 9,8 noches, lo que representa un gasto diario de 104€/día, es decir, 27€ más que el ecoturista europeo.

Por su parte, los ecoturistas españoles son todavía una minoría. El perfil del viajero responde a mujeres, con edades entre los 35 y los 55 años y con una importante capacidad de gasto. Siguiendo las cifras de los ecoturistas europeos, los españoles pernoctan alrededor de 7 días y realizan un gasto medio aproximado de 50€ al día, un 34,4 % menos que el promedio europeo. A pesar de ello, se observa una evolución en el número de llegadas por parte de los turistas españoles a ecodestinos como Costa Rica o Galápagos.

La tendencia según la opinión del turista

Las principales motivaciones se centran en el contacto con la naturaleza, aprender de la ella, la cultura, costumbres y la comunidad local; las ventajas económicas para la comunidad local son la protección y la conservación de la biodiversidad

Seis de cada diez turistas británicos consultados por el World Travel Market (2016) dijeron que es el deber de la industria hacer sostenible el turismo, mientras que uno de cada cuatro de los encuestados responsabilizaba a los gobiernos. Sin embargo, la mayoría (70 %) coincide en afirmar que la industria del turismo se ha vuelto más sostenible en los últimos 10 años. Según los datos publicados durante FITUR (2017), el 83% de los turistas están dispuestos a pagar más en un hotel calificado como sostenible, cuantificado entre uno y cinco dólares extra por persona y noche en el 30 % de los casos, y entre 10 y 25 dólares en el 12 % de los casos 

Sin embargo, para el éxito es necesario que el sector mejore los diferentes puntos que los turistas reconocen como principales impedimentos para hacer la compra real de un viaje de ecoturismo:

  1. Riesgo financiero.

  2. La falta de comunicación y de información adecuadas reduce la posibilidad de hacer una compra de viaje.

  3. No todos los turistas son capaces de reducir los niveles de confort para experimentar un viaje de ecoturismo.

  4. Las áreas protegidas tienen restricciones en el número de visitantes, lo que se convierte en un impedimento para muchos turistas en todo el mundo.

  5. Falta innovación en el producto ecoturístico.