Los publirreportajes sobre 'business angels' en España

La prensa digital vende su espacio para determinar quién es más grande: Eneko Knorr o Carlos Blanco

Flor sobre mapa España con dinero

Flor sobre mapa España con dinero

Desde principios de año hemos visto diversos reportajes en medios de comunicación sobre quién era el mayor "Business Angel" de España. Entre todos, hemos elegido dos muy significativos. Por un lado, para El Confidencial hace unos días, el título era para Eneko Knorr. Por su parte, unos meses antes, para El Economista tal galardón recaía en Carlos Blanco.

Ambas nominaciones o, mejor dicho, nombramientos, con pocas semanas de separación, durante el 2017. Pero, ¿tan grande es su inversión? ¿es un título tan merecido? Como imaginarán, al final, el tema será un error de los periodistas.

Eneko Knorr el mejor 'business angel' de 'startups' de España

Así rezaba el titular de El Confidencial hace unos días. Completaba esa línea con “1,5M€ de beneficio al año”. Empezaba, entonces, la muy interesante información: “Esta es la historia del mejor 'business angel' español”.

El Confidencial Eneko Knorr

Para no aburrirles vamos directamente a los datos. El Confidencial define a Knorr como el mejor business angel español gracias a sus tres operaciones que le han permitido ganar 1,5 millones de euros en un año. Según informa el propio artículo, gracias a una impresionante rentabilidad del 2200%. Una cifra que suena muy espectacular. 

Sorprende cuando el propio inversor confirma que una de las inversiones fue de 2.000 euros. Una cantidad que cualquier inversor puede conseguir de Cofidis, simplemente mirando la tele, sin necesidad de desprenderse de acciones. Una cantidad inferior a la necesaria para crear una simple SL en España, 3000 euros. Pero los datos descubren otra cifra.

Si los datos son correctos, que según indican lo son, la inversión del mayor "business angel" en España fue de aproximadamente 50.000 euros. Esa es la cantidad de partida para generar 1,5 millones al 2.200%.

Casualidades o no, esa cantidad coincide con la necesaria para obtener la máxima dedución en España por invertir en una startup. Según la Ley española la Inversión en una startup tiene deducción del 20% en cuota estatal, con un máximo de 10.000 euros. Es decir invertir 50.000 euros. ¿"Business angel"? o ¿una operación para pagar menos impuestos vestida como gran inversión para el bien de los emprendedores?

Carlos Blanco, el principal business angel español

Ese era el titular del diario El Economista en enero. Está claro que ambos medios no se ponen de acuerdo en cuál de los dos debe ostentar el título de "business angel" español de referencia. Aquí, en todo caso, no es un publirreportaje, ya que por no aparecer no aparece ni la foto del inversor. 

Carlos Blanco El Economista

En este caso, los datos son demoledores. Las inversiones de Blanco, también con fuertes ingresos por la venta de su empresa, ascienden a casi 1 millón de euros. Prácticamente cualquier inversión del catalán es superior a la del vasco. Un dato cuanto menos sorprendente, y que ahorra escribir más sobre el tema. Las cifras, cuando son tan contundentes, no requieren mayor explicación. 

No es cuestión de nombres ni de loterías

Poner 2.000 euros en una empresa es como jugar 2.000 euros a la lotería. Puede tocarte o no, pero no esperes una gran organización detrás. Sorprendentemente dos medios comparan dos personas con una trayectoria muy diferente, con una inversión muy diferente, y más claro aún, con unos números claramente antagónicos.

Más sorprende el publireportaje de El Confidencial, no parece poder definirse de otra forma, cuando el propio Knor en su Linkedin solicita dinero para crear un fondo gracias a sus brillantes resultados. Todo suena cuanto menos extraño. Considerar un "business angel" a alguien que invierte 2.000 euros en una empresa debería ser cuanto menos dudable. Incluso digno de un estirón de orejas a quien lo escribe.

Como hemos comentado, y todos los lectores saben, cualquier emprendedor que crea una SL en España invierte, entre socios, 3000 euros. Y si hablamos de una SA, un mínimo de 60.000 euros. Es más, hasta reformar un baño es una inversión más grande, y nadie por eso se pondría en la tarjeta, "business angel". 

La ligereza de algunos medios en inventar historias, en crear títulos casi nobiliarios a los amigos, no tiene precedente en Europa. El emprendimiento en España es serio pero, como decía Cabiedes, tiene todavía muchos trileros. Y quizás la prensa ayuda en muchos momentos a crear algo que hace años se llamó burbuja, y cuyo único fin no se sostiene con números como los del supuesto mayor "business ángel" de España de El Confidencial.