"La revolución del inodoro" de Xi Jinping

Desde que se iniciara en 2015, la revolución de los inodoros ha atraído cerca de 3.000 millones de dólares de inversión para instalar o renovar 68.000 inodoros

Los nuevos baños públicos con inodoros con wifi, cajero automático y cargador de móviles / AFP

Los nuevos baños públicos con inodoros con wifi, cajero automático y cargador de móviles / AFP

El presidente de China, Xi Jinping, ha pedido esfuerzos continuos para modernizar los inodoros del país, como parte de una campaña conocida como la "revolución del inodoro", que se desarrolla actualmente con el objetivo doble de impulsar el turismo interno y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. 

En un momento en que los motores tradicionales del crecimiento están perdiendo ímpetu, China ha puesto sus esperanzas en los servicios, incluido el turismo, como una nueva fuerza para apoyar el crecimiento económico, y la mejora de las instalaciones públicas en los sitios turísticos se ha convertido en una tarea urgente. La industria turística doméstica del país ganó unos 3,9 billones de yuanes en 2016, y el país planea lograr ingresos turísticos de 7 billones de yuanes para el año 2020.

Orígenes y desarrollo de la "revolución de los inodoros"

La agencia Xinhua indica que, aunque China se ha convertido en la segunda mayor economía del mundo, algunos inodoros en áreas rurales pobres aún siguen siendo alojamientos improvisados rodeados por montones de plantas de maíz, mientras que otros son hoyos abiertos cerca de pocilgas, lo que provoca problemas como contaminación a causa de los desechos humanos. De este modo, mientras los estándares de vida en las ciudades han mejorado drásticamente con el crecimiento económico estelar de China, es necesario prestar más atención para mejorar el ambiente de vida de los 600 millones de pobladores rurales en el país.

Esa es la razón por la cual el gobierno ha invertido mucho para construir nuevos inodoros en las partes más pobres del país. De 2004 a 2013, la inversión totalizó 8.270 millones de yuanes. Para finales de 2015, alrededor de 75 por ciento de los hogares rurales tenían inodoros de cadena o inodoros secos con tanques de almacenamiento subterráneo con paredes, techo, puerta, ventanas y con una dimensión de por lo menos dos metros cuadrados.

Sin embargo, eso obviamente no es suficiente. China lanzó una "revolución del inodoro" en la nación en 2015 para que esas instalaciones se volvieran más limpias y estuvieran mejor reguladas. Durante la "revolución del inodoro" de tres años iniciada en 2015 se invirtieron más de 20.000 millones de yuanes (alrededor de 3.000 millones de dólares) en instalar o renovar 68.000 inodoros en los sitios turísticos, cifra que superó la meta de 57.000 inodoros.

Para los próximos tres años, las autoridades tienen el objetivo de añadir 47.000 inodoros y renovar 17.000, de acuerdo con un plan publicado por la Administración Nacional de Turismo de China (Antch).

Los inodoros domésticos inteligentes

Con la esperanza de subirse a la ola de la "revolución del inodoro" de China, muchas compañías chinas están haciendo esfuerzos para fabricar y comercializar productos de gama alta por sí mismas.

De acuerdo con un informe de la Asociación de Aparatos Electrodomésticos de China, el tamaño de mercado del sector de inodoros domésticos inteligentes de China ha crecido en 59 por ciento interanual para llegar a 3,1 millones de unidades en 2016. Pero la penetración es muy baja, de apenas 1 por ciento, lo que significa que todavía hay un mercado potencial inmenso en China, de acuerdo con el informe.

La "revolución del inodoro" actual, en el contexto de una campaña más amplia para mejorar los productos Hechos en China, con suerte traerá cambios que rebasen a la industria.