Los españoles pagan de media un 24% más por su tarifa de Internet

Los consumidores españoles pagan de media un 24% más por su tarifa de Internet y telefonía fija que otros países de la UE, según el análisis realizado por Kelisto.es.

Imagen de un módem / Pixabay

Imagen de un módem / Pixabay

A los consumidores españoles, un contrato medio de Internet (es decir aquellos que incluyen ADSL o fibra óptica) para navegar por red en casa y telefonía fija les cuesta 46,95 euros al mes (el precio medio de los tres tipos de contrato analizados para este estudio), mientras que la media europea se sitúa en 35,67 euros al mes. Esto supone que los consumidores españoles pagan de media unos 7,28 euros más al mes por su contrato de Internet en casa con telefonía fija incluida. En otros países, como Alemania, un contrato medio de este tipo cuesta 42,29 euros al mes, 32,85 euros en Reino Unido, 28,84 euros en Italia o 27,43 euros en Francia.

Al finalizar el año, los españoles pagamos 87,36 euros más de media que los vecinos europeos por el mismo contrato, con lo que si se compara con el mercado que tiene los precios más bajos, los españoles acabamos pagando 234,4 euros más al año que los usuarios de Francia, lo que supone un 40,5% más. Además, considerando el número usuarios de estos contratos en el mercado residencial, 10,9 millones, el total son 960, 7 millones de euros más al año que los españoles pagan en relación a la media de los consumidores de los países analizados.

El mercado español es el tercero que más ha reducido el precio de la factura de Internet en 2016, sólo superado por Italia, donde el importe medio ha caído un 20,83% en el último año y Francia (18,38%). Además, el importe medio de los contratos de telefonía móvil analizados ha bajado en España un 13,39% superando el descenso registrado en la media de los cinco países analizados (5,2%).

España, el país con las tarifas más caras en dos de cada tres casos

En el informe de Ofcom -- el regulador del sector de la comunicación en el Reino Unido -- se han analizado los precios medios que se pagarían en cada país teniendo en cuenta tres tarifas tipo, en las que se ha considerado tanto la velocidad ofrecida como una cantidad de datos mínima y, de los tres supuestos establecidos, España presenta las tarifas medias más caras para dos de ellos.

Los usuarios españoles son los que, de media, pagan más en Europa al contratar las tarifas de 10 Mb y 100 Mb de velocidad de navegación (con un mínimo de 25 GB y 100 GB de datos si no se ofrece tarifa plana, respectivamente). Sólo en el caso de las tarifas de 30 Mb de velocidad (con un mínimo de 50 GB de datos), Alemania resulta más cara (43,37 euros de media), sólo un euro por encima de España, que sería el segundo país más caro entre los analizados.

El cambio de compañía

En algunas tarifas, los consumidores españoles pueden llegar a pagar hasta un 130,76% más que los de los países que proporcionan las ofertas más baratas; es el caso de la tarifa con 100 Mb de velocidad (y un mínimo de 100 GB de datos si no se ofrece tarifa plana), que en España cuesta 57,46 euros de media y en países como Francia sólo 24,9 euros.

Sin embargo, los españoles no se animan a cambiar de compañía: el consumidor español se caracteriza por su inmovilismo y un cierto miedo al cambio de compañía, a pesar de que según el estudio que han realizado en Kelisto.es, podría ahorrar hasta 182 euros al año si realizara una compra inteligente y eligiera la tarifa de Internet fijo en casa, ADSL o fibra más telefonía fija incluida, que más se ajusta a sus necesidades de consumo.